Eduardo Vega.Hace 5 días

Hasta la pasión se vio afectada por la pandemia del covid-19.

Y es que antes de marzo del 2020, los ticos éramos más nocturnos para darnos cariño en un motel, pero después de la llegada del coronavirus se aprovechan más las tardes para el calorcito amoroso.

Don Ruperto González, gerente general de la cadena Fantasy Rooms, que tiene los moteles Edén, Venus, Paraíso, Maison Dorée y Jardín Oriental, todos josefinos, nos confirmó que el virus modificó los horarios y hasta las horas pico en esos sitios.

Las restricciones por la pandemia obligaron a que los ticos cambiaran sus horarios en los moteles. Archivo.
Las restricciones por la pandemia obligaron a que los ticos cambiaran sus horarios en los moteles. Archivo.

“Todo ha cambiado, principalmente porque todavía tenemos la restricción vehicular. La gente (antes de la pandemia) venía después del trabajo, pero ahora con el tema del teletrabajo, las personas ya no es que salen de su oficina y vienen, sino que deben salir de sus casas después de trabajar y eso es más complicado.

“Ahora son en las tardes, que antes no eran tan movidas y no teníamos tantos clientes, el principal horario (de visitas a los moteles). Eso provocó que las noches, que eran importantes para nosotros, se vinieran totalmente al suelo. Hablamos que, tras la pandemia, el movimiento fuerte es desde el mediodía a, digamos, las seis de la tarde”, explica don Ruperto, quien recordó que en los primeros meses de pandemia debieron cerrar por completo por órdenes del Ministerio de Salud y cuando abrieron de nuevo la clientela bajó hasta en un 80% por las restricciones.

Incluso, en estos días de abril del 2021, a pesar de que la restricción vehicular arranca a las once de la noche, las tardes, explica el gerente general, siguen siendo las reinas de la pasión del costarricense.

Además, don Ruperto dice que conforme estos horarios restrictivos se mantienen, la gente se adapta. Por ejemplo, los apasionados van acostumbrándose a llegar antitos de que inicie la restricción vehicular, a las 11 de la noche, para entonces pasar toda la noche en el motel; sin embargo, eso va paso a paso.

El jacuzzi es el favorito de los tortolitos. Cortesía.
El jacuzzi es el favorito de los tortolitos. Cortesía.

Claro, para el negocio de los moteles esta nueva costumbre no es del todo buena, porque antes de la pandemia los tortolitos llegaban en la tarde noche y se iban tipo medianoche, después entraban otros enamorados, pero ahora una sola pareja se queda en una habitación toda la noche.

“Hay lunes que son malísimos y al siguiente lunes se llena. Hay fines de semana largos que la gente se va para la playa y al siguiente se llenan las habitaciones, pero en general el movimiento era más en la tarde noche y en la noche. Repito, después del trabajo, hablamos que a partir de las seis de la tarde.

“Los meses de noviembre y diciembre del año pasado no fueron muy buenos. Los primeros tres meses de este año mejoró mucho, digamos que llegamos a un 65%; sin embargo, en Semana Santa estuvo muy malo, la gente se fue para las playas y se bajó mucho”, asegura el gerente.

El jacuzzi manda

Dejando de lado el horario de ingreso y pasando un poquito a lo interno de las habitaciones, entendimos, gracias a don Ruperto, que las parejas, en su gran mayoría, buscan cuartos que tengan jacuzzi.

“Estamos hablando que en toda la cadena de Fantasy Rooms tenemos unas doscientas habitaciones con jacuzzi y son muy buscadas, a la gente le gusta disfrutarlos para relajarse y pasarla bien”, dice.

En el segundo lugar de las preferencias está el diván de posiciones (la silla de posiciones), ese también es muy buscado, al punto que las parejas piden su habitación siendo bien claros en que quieren que lo tenga.

La silla de posiciones y el tubo también son muy buscados por las parejas. Cortesía.
La silla de posiciones y el tubo también son muy buscados por las parejas. Cortesía.

Y golpeando fuerte entre el gusto tico también está el tubo. Muchas de las habitaciones de la cadena tienen uno para que cada pareja pueda contar con diferentes posibilidades de expresarse el cariño.

Don Ruperto nos explica que los moteles Edén, Venus, Paraíso, Maison Dorée y Jardín Oriental están pensados para que cualquier persona pueda tener su espacio de amor, por eso hay habitaciones muy puras tejas desde los diez rojitos y, por supuesto, las habitaciones que lo tienen todo: jacuzzi, silla y hasta tubo, cuestan 35 mil colones.

No crea que una habitación de diez mil colones es pura tusa, todas tienen pantalla plana, cable, servicio a la habitación y algunas hasta tienen o tubo o silla de posiciones, eso sí, lo que no encontrará en esas es el jacuzzi.