Redacción LT.13 febrero

El papa Francisco hizo un llamado a los nietos a que se acerquen a sus abuelos, los quieran, los valoren e intercambien conocimientos y experiencias con ellos.

El santo padre instituyó el pasado 31 de enero la Jornada Mundial de los Abuelos y Ancianos y explicó que el objetivo es promover el encuentro entre generaciones para custodiar las raíces y transmitirlas.

Los adultos mayores son una fuente de sabiduría. Foto: Grupo Nación.
Los adultos mayores son una fuente de sabiduría. Foto: Grupo Nación.

El sumo pontífice resaltó que las canas y los años dan mucha sabiduría y esta debe ser trasmitida a las personas jóvenes para que actúen según las enseñanzas de Dios.

“El Espíritu Santo también hoy suscita en los ancianos pensamientos y palabras de sabiduría. Su voz es preciosa porque canta las alabanzas de Dios y custodia la raíz de los pueblos. Ellos nos recuerdan que la vejez es un don y que los abuelos son el eslabón de unión entre las diferentes generaciones para transmitir a los jóvenes la experiencia de vida y de fe”.

Pero las palabras del papa también fueron duras, él recordó que muchas personas se olvidan de sus seres queridos de mayor edad y que no les tienen paciencia cuando empiezan a tener padecimientos o enfermedades.

“He decidido instituir la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Ancianos, que se celebrará en toda la Iglesia cada año el cuarto domingo de julio, cerca de la conmemoración de San Joaquín y Santa Ana, los abuelos de Jesús.

“Es importante que los abuelos se reúnan con los nietos y que los nietos se reúnan con los abuelos. Porque, como dice el profeta Joel, los abuelos ante los nietos soñarán, tendrán ilusión y los jóvenes, tomando fuerza de los abuelos, saldrán adelante, profetizarán”, dijo el santo padre.

El papa pidió a los jóvenes ser considerados con los más viejitos. Foto: AFP.
El papa pidió a los jóvenes ser considerados con los más viejitos. Foto: AFP.

Esta no es la primera vez que el religioso pide a los jóvenes tener consideración con los más viejitos de la casa. La insistencia en la importancia de las generaciones más ancianas es una constante en la predicación del papa.

El pasado 26 de julio, cuando se celebró la fiesta de San Joaquín y Santa Ana, el santo padre invitó a los jóvenes a realizar un gesto de ternura hacia los ancianos, sobre todo a los que están más solos en las casas y en las residencias, los que desde hace muchos meses no ven a sus seres queridos.

En aquella ocasión, el papa invitó a no dejar solos a los abuelos y recordó a las generaciones más jóvenes que sus ancianos son sus raíces.

“Un árbol separado de las raíces no crece, no da flores ni frutos. Por esto es importante la unión y la conexión con vuestras raíces”, expresó.

El máximo representante de la Iglesia recordó también que en este momento los adultos mayores necesitan mucha atención y cuidado debido a la pandemia, ya que su edad y los padecimientos que tienen los convierten en personas de riesgo.