Karen Fernández.9 julio, 2019
Si el cliente llega con su colchón a reparar obtiene un 10% de descuento en el precio final. Foto: John Durán
Si el cliente llega con su colchón a reparar obtiene un 10% de descuento en el precio final. Foto: John Durán

¿Recuerda hace cuánto tiene su colchón? ¿Lo sigue sintiendo igual de cómodo o ya le ha pasado por la mente comprarse otro? Si la respuesta es sí, le contamos que ya no tendrá que deshacerse del que tiene y puede dejarlo como nuevo.

Esto gracias a la empresa “La repa de los sueños” que hace pocas semanas llegó a echarle una mano a su bolsillo.

Un colchón matrimonial nuevo puede salir desde ¢105 mil y hasta ¢840.000, si es más grande puede costar mucho más, pero si lo arregla, dependiendo de lo que tenga, se puede ahorrar entre 30% y 70% del valor de este.

Si usted mismo lleva el colchón, le hacen un 10% de descuento y se lo puede llevar una hora después como nuevo.

"Si no lo puede traer, lo recogemos dentro del gran área metropolitana sin costo adicional. Acá lo desarmamos, vemos el daño que tiene y le preguntamos al cliente qué es lo que quiere cambiar. Si lo quiere más duro o más suave, más alto, o más bajo, si está deformado, entre otros”, explicó Alvaro Jirón, presidente de la empresa.

En tan solo una hora si usted está ahí, le abren el colchón, lo revisan, le cambian lo que necesita y se lo dejan a su gusto para que se lo lleve para la casa. Foto: John Durán
En tan solo una hora si usted está ahí, le abren el colchón, lo revisan, le cambian lo que necesita y se lo dejan a su gusto para que se lo lleve para la casa. Foto: John Durán

Usted podrá escoger si cambia la tela por alguna mancha que tenga por orines de los niños o algún perrito que haya hecho la gracia en él y una ventaja es que las que le ponen son antialérgicas, antihongos, antimoho, antialérgicas y con tratamiento antiflama.

Este último es una salvada, pues en caso de que la persona se quede dormida con un cigarro en la manoo una candela, no provocará un incendio.

“Se revisa y se da un diagnóstico, si decide no hacerle nada, se le cobran quince mil colones por la revisión, si lo arregla, ese monto se aplica al costo final”, explicó Jirón.

80 a 120 años, es lo que dura un colchón en descomponerse, por lo que también ayuda al medio ambiente.

“La economía está difícil y un colchón no es un artículo barato, aunque compremos uno sencillo. Incluso, si hay que hacerlo todo nuevo, nunca la reparación va a costar lo que cuesta uno de paquete” contó don Álvaro.

Si su colchón era de solo un lado, se lo transforman de dos lados, para que le dure más años, solo si usted quiere, sino, respetan su decisión.

Álvaro Jirón es el presidente de la empresa y tiene más de 30 años de experiencia en el negocio de los colchones. Foto: John Durán
Álvaro Jirón es el presidente de la empresa y tiene más de 30 años de experiencia en el negocio de los colchones. Foto: John Durán
Para que dure

Jirón nos dio unos bolados para que su colchón le dure un montón de años.

  • Póngalo en una superficie plana. Si hay separación entre las tablas, se despedazan los resortes por la falta de soporte.
  • No riegue líquidos, eso pudre los resortes más rápido. Si le pasa, póngalo al sol de inmediato y si es mucho llévelo a “La repa” y ellos se lo desarman y lo ponen a secar por separado.
  • Nunca lo doble.
  • No lo deje caer.
  • No planche sobre él.
  • Cambie las sábanas periódicamente para evitar la acumulación de ácaros y aspírelo o póngalo al sol una vez a la semana.
  • Gírelo cada tres meses. De izquierda a derecha primero y a los tres meses siguientes de pies a cabeza y así sucesivamente. Así lo gastará de forma correcta.
Contáctelos

La empresa se encuentra ubicada en Zapote, 300 metros al este de radio Columbia. Abren de lunes a viernes de 9 a.m. a 6 p.m. y sábados de 9 a.m. a 3 p.m. Teléfono 2106-9900 o búsquelos en “Feis” como: La repa de los sueños. Y no se preocupe, arreglan todas las marcas.