Yenci Aguilar Arroyo.28 diciembre, 2019
Con el paso de los años, Zapote sigue siendo una parada imperdible para muchas familias. Rafael Pacheco.
Con el paso de los años, Zapote sigue siendo una parada imperdible para muchas familias. Rafael Pacheco.

Ileana Valverde y su familia no podían terminar el año sin darse la tradicional vueltica por el campo ferial de Zapote.

Ella junto a su mamá Ana Isabel, su hermana Kattia y un grupo de sobrinos y nietos visitaron las fiestas josefinas, con el objetivo de comerse algo rico y de paso recordar buenos momentos de la niñez.

“En mi casa somos tres hermanos y cuando éramos niños mi papá nos traía para pasarla bien en familia y lo bueno es que seguimos manteniendo esa linda costumbre con el paso de los años”, comentó esta vecina de Escazú.

Ileana Valvede (de blusa azul) llegó al campo ferial acompañada de su familia para seguir con la tradición que inició cuando era niña. Rafael Pacheco.
Ileana Valvede (de blusa azul) llegó al campo ferial acompañada de su familia para seguir con la tradición que inició cuando era niña. Rafael Pacheco.

Valverde destacó el orden, la limpieza y la seguridad que vio en el campo ferial. Además, considera que los precios de los alimentos y las bebidas es accesible.

“Cuando llegamos, en lo primero que pensamos era en comernos algo bien rico. Al inicio venía pensando en un vigorón, pero luego decidí comprarme un chop suey”, dijo su mamá, doña Ana Isabel Altamirano.

Las populares fiestas celebran 50 años de entretener a niños y adultos y muchas personas tienen entre sus planes hacer el esperado paseo.

Maribel Esquivel llegó acompañada de 8 personas, todas vecinas de San Sebastián.

“La principal razón por la que venimos es para entretener a los más pequeños. La verdad siento que los precios están muy caros porque somos muchas personas, pero pese a eso, veo más gente que el año pasado y me parece que está muy ordenado”, manifestó.

Mildred Escobar (de pantalón negro) juega con su hija Ahinoa mientras la pequeña está en un carrusel. Foto: Rafael Pacheco.
Mildred Escobar (de pantalón negro) juega con su hija Ahinoa mientras la pequeña está en un carrusel. Foto: Rafael Pacheco.

Mildred Escobar es vecina de San Juan de Dios de Desamparados y fue al campo ferial con sus hijas Ahinoa, de 3 años y Rachel de 10 añitos.

“Llegamos a eso de la 1:30 de la tarde y vine especialmente para que mis hijas se entretengan. Ellas la pasan bien en los carruseles y con eso uno está feliz, con verlos a ellos emocionados. Creo que el ambiente está muy tranquilo y los precios no me parecieron tan elevados”, comentó.

Si quiere endulzarse la vida puede optar por una manzana escarchada, a solo ¢1.000. Rafael Pacheco.
Si quiere endulzarse la vida puede optar por una manzana escarchada, a solo ¢1.000. Rafael Pacheco.
Para todos los gustos

La Teja hizo un recorrido por el campo ferial y consultó los precios de algunas de las actividades.

Si va en carro tome en cuenta que frente al Registro Nacional está el parqueo Plaza don Pedro que tiene disponible unos 100 espacios y ofrece una serie de paquetes que dependen del tiempo que permanezca dentro de las fiestas.

¢1.200 cuesta cada tiquete para los juegos mecánicos.

Se abre a las 10 a.m. y se cierra a las 3 de la mañana del día siguiente, si se queda 2 o 3 horas el espacio le sale en ¢3.000, si permanecerá 4 horas cuesta ¢5.000 y si se queda toda una jornada le sale en ¢6.000″, aseguró José Luis Acuña, quien trabaja en el parqueo desde hace 13 años.

Este año y por primera vez se puso a la venta un brazalete, por cual se pagan ¢7.500 y los niños y adultos pueden subirse cuantas veces quieran a los carruseles. Rafael Pacheco.
Este año y por primera vez se puso a la venta un brazalete, por cual se pagan ¢7.500 y los niños y adultos pueden subirse cuantas veces quieran a los carruseles. Rafael Pacheco.

También están los cuidacarros que le acomodan la nave en los alrededores del campo ferial. Emily Romero dijo que cobran entre ¢2.000 y ¢3.000, dependiendo del tiempo en que dejen el carro en ese espacio.

En cuanto a los juegos mecánicos, los tiquetes individuales salen en ¢1.200. Este año y por primera vez, se puso a la venta un brazalete, por el que se cancela ¢7.500 y su dueño puede subirse cuantas veces quiera al aparato que desee. El uso del brazalete es válido para niños y adultos.

El Parqueo Plaza don Pedro le ofrece precios especiales dependiendo del tiempo que permanezca dentro de Zapote Si va todo el día el espacio le sale en ¢6.000. Rafael Pacheco.
El Parqueo Plaza don Pedro le ofrece precios especiales dependiendo del tiempo que permanezca dentro de Zapote Si va todo el día el espacio le sale en ¢6.000. Rafael Pacheco.

Josué Chaves vende tiquetes y brazaletes para los carruseles ubicados en el lado de Zapote y comentó que a diario venden unos 350 brazaletes.

“Con el brazalete las personas pueden hacer uso de las 13 atracciones que tenemos en este lado y la verdad es que ha tenido una buena aceptación porque así los niños, especialmente, pueden hacer un mayor uso de los carruseles”, dijo.

El alquiler de los baños le sale en 5 tejitas. Nidia Morales aseguró que cada cabina sanitaria es unisex y al cancelar, la persona se lleva papel higiénico y al salir se puede frotar las manos con alcohol en gel.

Los cuidacarros buscan hacer su agosto en los alrededores del Registro Nacional. Rafael Pacheco.
Los cuidacarros buscan hacer su agosto en los alrededores del Registro Nacional. Rafael Pacheco.

En las comidas hay precios para todos los gustos.

Eduardo Soto, quien trabaja hace 41 años en el puesto El Shaddai, explicó que tienen a la venta los tradicionales platillos que se ofrecen en los turnos.

“En estos primeros días, las ventas han estado muy buenas, en comparación con los últimos años y se mueve más por las noches”, manifestó.

En El Shaddai el arroz cantonés cuesta ¢3.000, el plato con carnes le sale en ¢4.000, la pupusa en ¢2.000; las manzanas, los elotes y los churros cuestan un rojito cada uno y los refrescos ¢1.200.

En El Shaddai el plato con carnes especiales le sale en 4 rojos. Además venden pupusas, elotes, arroz cantonés y manzanas. Rafael Pacheco.
En El Shaddai el plato con carnes especiales le sale en 4 rojos. Además venden pupusas, elotes, arroz cantonés y manzanas. Rafael Pacheco.

Don Johnny Abarca tiene un puesto donde vende algodón de azúcar, palomitas de maíz y galletas suizas.

“Cada algodón de azúcar vale mil colones, una galleta suiza le sale en ¢700 y dos en mil y las palomitas cuestan mil. Tengo más de 30 años de estar en este negocio y afortunadamente se ha movido bien, tengo la esperanza de que con los días se venda más”, comentó.

El puesto Las delicias mágicas tiene seis años de participar en las tradicionales fiestas y su encargado, Alonso Aragón, dijo que tienen a la venta una gran variedad de productos.

Los algodones le azúcar le salen en un rojo. Johnny Abarca vende este producto en el campo ferial desde hace más de 30 años. Rafael Pacheco.
Los algodones le azúcar le salen en un rojo. Johnny Abarca vende este producto en el campo ferial desde hace más de 30 años. Rafael Pacheco.

“Los vasos con mango verde cuestan mil colones. Este se puede acompañar de salsa inglesa, consomé, pimienta, limón y sal, como lo quiera la gente. Además, tenemos arroz cantonés a ¢3.000, el algodón de azúcar, las palomitas y la manzana escarchada se consigue por mil y el plato con carne le cuesta cuatro mil. El primer día hubo mucha gente y esperamos que el fin de semana haya mucho movimiento”, aseguró.

Si se pregunta por los precios de las bebidas alcohólicas, una birra le cuesta ¢1.200 y hay cocteles en dos rojitos.

El vaso con mangos cuesta un rojo. Se puede acompañar con salsa inglesa, consomé, limón y sal. Rafael Pacheco.
El vaso con mangos cuesta un rojo. Se puede acompañar con salsa inglesa, consomé, limón y sal. Rafael Pacheco.

Luis Mora, quien administra el puesto Conquista La Aventura, dijo que tienen una promoción de chiliguaro a un rojito y el whisky fino cuesta ¢3.000.

“Hace unos días el mal tiempo hizo que las ventas fueran bajas, pero el viernes en la noche hubo un concierto y eso nos generó buenas ventas”, agregó.

En total, si una familia de 4 miembros (2 niños y 2 adultos) quiere darse una vueltita debe llevar por lo menos ¢30.000 que les alcanzaría para lo siguiente: ¢3.000 para el parqueo, ¢14.000 para la comida de los niños y adultos; ¢2.000 para los baños; ¢4.800 para las bebidas y ¢7.200 para los juegos (en caso de que no se pague tiquete y cada niño se monte una vez a 3 aparatos distintos).

En el puesto Conquista la Aventura, la cerveza cuesta ¢1.200 y tienen una promoción de chiliguaro a ¢1.000. Rafael Pacheco.
En el puesto Conquista la Aventura, la cerveza cuesta ¢1.200 y tienen una promoción de chiliguaro a ¢1.000. Rafael Pacheco.
Los pinchos con carne es otro producto muy buscado en el campo ferial. Se puede conseguir con pollo y con cerdo. Rafael Pacheco.
Los pinchos con carne es otro producto muy buscado en el campo ferial. Se puede conseguir con pollo y con cerdo. Rafael Pacheco.