Franklin Arroyo.8 enero

Buscar los puntos en común que tienen los proyectos de ley que buscan ponerles un límite a las pensiones de lujo fue lo que hicieron este martes Luis Paulino Mora, director nacional de Pensiones, y el diputado del PAC Victor Morales.

En el encuentro, Mora y Morales zarandearon los proyectos para encontrar esos puntos en común, no entraron en los detalles. Ese afinamiento será labor de los diputados.

En noviembre del 2018, la Sala IV ya puso un tope de ¢2,7 millones a las pensiones otorgadas después de 1998 a los jubilados del gobierno central y del Magisterio. En ese momento eran 61 mil.

Mora dijo que de ahora en adelante los diputados interesados en esa reforma deberán reunirse para plantear qué ruta seguirán las pensiones de lujo.

Hasta el presidente Carlos Alvarado pidió a los Magistrados eliminar las pensiones, el 18 de octubre del año pasado. Foto: Albert Marín.
Hasta el presidente Carlos Alvarado pidió a los Magistrados eliminar las pensiones, el 18 de octubre del año pasado. Foto: Albert Marín.

Los puntos que los proyectos tienen en común son el establecimiento de topes a las pensiones, eliminar la doble pensión (cuando se recibe la propia y la de un cónyuge), eliminar la posibilidad de que un pensionado obtenga dietas, o sea, que no forme parte de juntas directivas de instituciones autónomas.

Además está establecer un límite a las pensiones otorgadas sin un tope o una contribución especial, la edad de jubilación y el número de cuotas, dijo Mora.

“Les toca a los diputados establecer cómo puede llevarse a cabo esa unificación. Dependerá de las negociaciones, qué tanto se puede hacer para introducir un tema que no se había tocado en un proyecto o presentar uno nuevo. Es valorar la conveniencia, incluso política”, dijo.

Mora considera que existe un buen ambiente entre los diputados para que eso se dé.