Alejandra Portuguez Morales.13 abril

En dos carnicerías del centro de San José, una de Hatillo y en sodas de comidas rápidas y restaurantes estuvieron vendiendo carne de caballo como si fuera de res.

Así lo afirmó Dowglas Rodríguez, jefe de la Sección de Hurtos, este martes después de nueve allanamientos en los que detuvieron a catorce personas por robo, destace y venta de carne.

Los imputados son ocho hombres nicaragüenses, un dominicano y los demás ticos. Fueron llevados a los Tribunales de Justicia del I Circuito Judicial de San José.

El OIJ relaciona a 24 personas con esta organización, pero las otras diez ya estarían presas por delitos similares.

La banda de maleantes “trabajaba” así: los cuatreron entraban durante las tardes a alguna finca ganadera del país, llevaban maletines, mecates y cuchillos, se escondían y en las madrugadas atacaban. Era cuando mataban y destazaban los animales que más adelante, ya en la mañana, repartían en negocios.

“No solo se dedicaban al destace de bovinos (reses), también de equinos (ruquitos) y mezclaban las carnes para hacer creer que toda era de res”, dijo Rodríguez.

“Tenían muchas ganancias con la obtención de la carne que, era peligrosa para el consumo pues no cumplía con las normas de salubridad y era manipulada de muy mala manera”, añadió el funcionario.

De acuerdo con el OIJla banda revolvía la carne de caballo con la de res y toda la hacía pasar como si fuera de bovinos. Foto: Cortesía del OIJ
De acuerdo con el OIJla banda revolvía la carne de caballo con la de res y toda la hacía pasar como si fuera de bovinos. Foto: Cortesía del OIJ

Los allanamientos fueron dirigidos por la Fiscalía Adjunta contra la Legitimación de Capitales y Capitales Emergentes, que además de las carnicerías “visitó” una oficina del Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA) y casas en Cartago y Heredia.

A los imputados se les relaciona con19 causas por destace en Pococí, Cartago, Heredia, Turrialba, Quepos y Pérez Zeledón. Los delitos que cometieron son hurto, robo, destace de ganado y legitimación de capitales.

Entre los 18 investigados hay dos carniceros de apellidos Pérez Barquero y Gallo Pizarro, quienes, en apariencia, lideraban el grupo delictivo.

“Se presume que receptaban los productos ilícitos en sus comercios y los vendían al público pese a las afectaciones de salud que implica para los consumidores”, afirmaron en la Fiscalía.

El OIJ allanó tres carnicerías, una oficina de Senasa y casas en Cartago y Heredia. Foto: Cortesía del OIJ
El OIJ allanó tres carnicerías, una oficina de Senasa y casas en Cartago y Heredia. Foto: Cortesía del OIJ

Además, el Ministerio Público liga a un veterinario de SENASA con uno de los carniceros implicados en los hechos y no descarta que esté embarrado en el asunto.