Silvia Coto.21 diciembre, 2020
Si lo agarran manejando tapis o a exceso de velocidad su expediente criminal puede quedar con un antecedente.Foto: MOPT.
Si lo agarran manejando tapis o a exceso de velocidad su expediente criminal puede quedar con un antecedente.Foto: MOPT.

Entre enero y noviembre de este años, 2063 conductores han sido presentados ante la Fiscalía por manejar tapis, estos se exponen a penas de uno a tres años de prisión y hasta quedarse sin manejar durante cuatro años.

Así lo dio a conocer la mañana de este lunes, la fiscala adjunta de Cartago, Natalia Villalta Hidalgo, quien participó en el programa radiofónico FrecuenciaMP, que se realiza los lunes en Columbia.

La funcionaria aseguró que en estos días pretenden hacer conciencia para que los conductores no manejen bajo los efectos del alcohol, pues no solo se pueden ver afectadas sus vidas sino las de inocentes.

Villalta explicó que el delito de conducción temeraria no sólo incluye a los conductores tomados, sino a aquellos que manejan a más de 150 kilómetros por hora y a los que participan en los piques.

Aunque en muchos casos las personas no van a la cárcel por la pena de 1 a 3 años, sí se ven afectados por la suspensión de sus licencias por dos o cuatro años que es una consecuencia severa y aleccionadora.

Natalia explicó que cuando se detiene a una persona las autoridades realizan dos pruebas para saber si alguien anda tapis, la primera es la del alcohosensor, en que la persona accede a realizarla y solo debe soplar, cuando una persona se niega lo llevan al hospital y se la hacen en sangre.

“La política del Ministerio Público es de cero tolerancia y queda claro que la persona que toma el riesgo ingerir alcohol o droga, va quedar detenida sin importar quien sea, lo llevan al OIJ, lo reseñan y después lo someten a una indagatoria y luego lo presentan a un juez, para que le piden prisión preventiva o alguna otra medida alternativa”, explicó.

Además, a la persona le toman huellas, fotografías, y la identifican porque desde ese momento le queda una marca en sus antecedentes en el archivo criminal.

Villalta comentó que hay situación donde este delito se agrava, por ejemplo, cuando el conductor provocó lesiones culposas en alguna persona o en los casos más tristes que se da un homicidio culposo.

“En estos casos quedan familias enteras que sufren la pérdida de algún familiar”, comentó.

Además la ley dice que las personas que son reincidentes la pena les puede aumentar un tercio.

“El mensaje que queremos dejar claro es llamar a la consciencia, estamos viviendo tiempos tristes, no debemos permitir que el alcohol venga a cegar la alegría de estas fechas a familias, ser conscientes que no solo la persona que maneja va sufrir consecuencias graves sino también terceras personas”, dijo.