Alejandra Portuguez Morales.31 enero

Una pequeña, de 4 añitos, fue atacada por un cocodrilo en playa Tortuga, en Ojochal de Osa.

A la niña, llamada Sharon, le enseñan a nadar y gracias a eso logró estar consumida bajo el agua mientras el reptil la jalaba con fuerza. En la espalda y las piernas le quedaron ocho heridas por el ataque del animal que ocurrió este martes 26 de enero, pasadas las 2:30 p.m.

Angélica Arias, mamá de la pequeña, nos contó los momentos de angustia que vivieron y asegura que lo hace para evitar una desgracia en esta playa, en la que desemboca parte del río Térraba.

“A mi hija le hemos estado enseñando a nadar, ella aguanta estar consumida bajo el agua. Ese día mi hermana Saray, mi cuñado Jean Mark Riant (es francés), mi sobrina de 18 años (hija de esa pareja) y mi hija llegaron primero a la playa, yo pasé a la pulpería para comprar algunas cosas ya que pensábamos quedarnos ahí.

“Mi cuñado me cuenta que mi hija le decía que ya sabía nadar, ellos tenían el agua por la rodilla y la pequeña le decía que contaran hasta tres y consumieran las cabezas. Él sintió que el agua se revolvía y reaccionó porque pensó que la bebé se estaba ahogando. Lo primero que hizo fue agarrarla y en eso vio sangre, de pronto vio al cocodrilo que le agarraba la espalda a ella, por lo que él la jalaba, pero el cocodrilo saltaba y la jalaba para abajo y mi cuñado hacia arriba, todo ocurrió en segundos”, contó esta mamá.

Jean Mark finalmente logró salvarla y de una vez se fueron para el hospital Tomás Casas de Osa.

Ocho heridas sufrió la pequeña en la espalda, las piernas y la ingle. Foto: Cortesía Angélica Arias
Ocho heridas sufrió la pequeña en la espalda, las piernas y la ingle. Foto: Cortesía Angélica Arias
“Mi hija dice que lo único que le vio al cocodrilo fueron los colmillos y recuerda cuando la jalaba de las piernas”, Angélica Arias, mamá.

“Mi hermana me llamó llorando y me dijo que iban para el hospital, que un cocodrilo había atacado a mi hija. En ese momento imaginé lo peor, pensé que el animal le había arrancado las piernitas o los brazos, golpes en la cabeza... Salí corriendo, ellos llegaron antes al hospital, a ella la tenían cobijada, pero yo la destapé y la vi completa y le agradecí a Dios”, recordó.

Sharon junto a sus papás, José Vargas y Angélica Arias. Foto: Cortesía Angélica Arias
Sharon junto a sus papás, José Vargas y Angélica Arias. Foto: Cortesía Angélica Arias

Luego la enviaron al hospital de Ciudad Neily para que la valorara un neurocirujano, pues temían que tuviera heridas más graves. La mantuvieron una hora y media en el quirófano, donde los médicos le lavaron las heridas y luego la cosieron.

La pequeña estuvo internada desde el martes hasta este sábado al mediodía, sus papás se turnaban para cuidarla, uno dormía en el carro, mientras el otro estaba con Sharon.

“Tenemos ocho años de estar viviendo acá y no habíamos visto esto, el cocodrilo no es muy grande, pero le pido a las personas que tengan mucho cuidado, los cocodrilos están en su hábitat”, concluyó esta madre.

La pequeña ya está en casa y a todos les cuenta sobre el coco que la atacó.