Sucesos

Abogado de la familia de Marco Calzada a acusados: “No hay muestra de arrepentimiento”

José Luis Campos pidió 30 años para cada hermano por el homicidio de Marco Calzada

EscucharEscuchar

El abogado de la familia de Marco Calzada, José Luis Campos, les dijo este lunes a los dos hermanos imputados en el caso, que ellos no han hecho nada que demuestre arrepentimiento y que más bien hicieron una coartada para mentir y hasta burlarse de la víctima.

Este lunes iniciaron las conclusiones en el juicio por el asesinato de Marco Calzada

Campos pidió 30 años de cárcel para cada uno de los dos hermanos Rojas López, 24 por homicidio y seis por robo agravado. Solicitó que se les sentencie como coautores del asesinato, pues en los videos se demostró que ellos planificaron el ataque como si fueran una pandilla y comparó su actuar con el de la mara salvatrucha.

Por este caso ya hay tres menores de edad sentenciados, uno de ellos es hermano de estos dos acusados.

“No hay ninguna muestra de arrepentimiento, no han solicitado el perdón, más bien siguieron con su posición de dar información alejada de la realidad de las cosas, buscando una coartada, lo más lamentable son las burlas y ofensas a la víctima”, reclamó el abogado.

El defensor asegura que los sospechosos se distribuyeron las funciones de cada uno y, según quedó constatado en los videos, Marco no puso resistencia.

La autopsia reveló que Marco estaba bajo los efectos del alcohol.

“Digamos las cosas como son, Marco estaba pasado de tragos, tomado, y de eso se percataron los imputados y eso no les da derecho de privar de la vida a un ser humano”, dijo el abogado.

Campos, además, aseguró que según lo visto en las cámaras, al muchacho lo dejaron morir en la vía pública, no lo ayudaron y más bien se fijaron si estaba fallecido y se hicieron pasar por testigos del crimen.

Marco había caminado 15 metros pidiendo auxilio, cayó arrodillado y luego acostado sobre el asfalto, puso sus manos en posición de oración y quienes lo conocen creen que en ese momento rezó a la Virgencita.

Orlando Alvarado, otro de los testigos, aseguró que el muchacho tenía una cara de dolor y en las cámaras se observa que él ve a sus agresores cuando empieza perder la vida, pero a ellos no les importa porque ni siquiera llaman al 911, uno de ellos asegura que tenía el celular descargado, aunque poco después se ve donde lo saca, lo enciende y se lo pone dos veces en la oreja.

El abogado reconoció que las cámaras de seguridad fueron vitales para desenmascarar lo narrado por los sospechosos, sobre todo, las de la Policía Municipal, que son a color.

El abogado de la familia aseguró que con la prueba, que es abundante, se pudo desmentir a los hermanos.

Falsos testigos

Campos recordó que uno de los policías que llega a la escena cuenta que los acusados son quienes dicen que venían atrás de Marco y que vieron a dos sospechosos que iban corriendo al sur del bulevar del barrio Chino, cuando en las cámaras se ve que van al este, esto lo dijeron con el fin de despistar a las autoridades.

“Esa escena quedó en una de las cámaras, el oficial llega y alumbra el cuerpo de Marco y los imputados se acercan y empiezan a señalar el cuerpo y empiezan a narrar la ruta de escape. No hay ninguna tentativa de evadirse de la zona, ven el cuerpo que ya está sin vida”, dijo el abogado.

Los imputados, según el defensor, estuvieron hablando sobre los restos del muchacho sin ningún arrepentimiento.

Además, dieron descripciones de los sospechosos, se burlaron de las autoridades y pasaron horas en la escena para tratar de dar la versión que les convenía.

Incluso, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) los entrevistó en el sitio y Andrea Ulate, funcionario judicial que fue testigo en el juicio, contó que los hermanos acusados, que para ese momento no lo eran, dijeron que vieron lo mismo. Pero uno de ellos fue el que más habló y los otros dijeron que sí a todo.

Pero las autoridades en ese momento no tenían cómo saber si el relato era cierto o no, porque no había acceso a las cámaras y todo era muy creíble.

Incluso, uno de los imputados en el juicio se contradice porque primero cuenta lo que vio y después dice que no vio nada, y es quien más información da al oficial de la Fuerza Pública Rodrigo Gutiérrez.

Luego, cuando las autoridades empiezan a ver las cámaras se dan cuenta de que aquellos testigos eran los sospechosos, quienes solitos se presentaron ante el OIJ.

El defensor asegura que el dolor para la familia de Marco ha sido mucho.

Antes de finalizar sus conclusiones, contó que Marco cantaba en sus distintas misiones una canción que se llama “Hasta que el mundo arda por él”.

“Creo que hay dos frases que fueron proféticas: ‘Gota a gota mi sangre te entrego’, y otra: ‘Quiero ser un santo, si debo morir, mi vida quiero entregar’. Sin duda Marco entregó su vida a los 19 años, le fue arrebatada prematuramente por un grupo de cinco personas desalmadas que no tuvieron reparo en dejarlo morir”, concluyó Campos.

El abogado pidió que los dos hermanos queden en prisión preventiva cuando se dicte sentencia, ya que uno de ellos tiene beneficio con tobillera. Las abogadas de los hermanos darán sus conclusiones el 10 de agosto.

Condenas

El fiscal Rodolfo Solorzano había pedido el 1° de agosto pasado, una sentencia de 35 años de cárcel contra los hermanos.

Tres menores ya fueron condenados por este vil ataque.

Marco murió el 2 de julio del 2022, frente al barrio Chino, en San José.

Silvia Coto

Silvia Coto

Periodista de sucesos y judiciales. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo. Labora en Grupo Nación desde el 2010.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.