Adrían Galeano Calvo.15 julio
Hurtado chocó la patrulla cuando iba a atender un atropello. Foto: Édgar Chinchilla/Archivo.
Hurtado chocó la patrulla cuando iba a atender un atropello. Foto: Édgar Chinchilla/Archivo.

Dos accidentes en los que se vieron involucrados cuatro policías de San Carlos encendieron las alarmas del Ministerio de Seguridad Pública.

En uno de los casos un oficial, al parecer, iba manejando borracho y en el otro tres uniformados fallecieron después de salir de un bar.

El hecho más reciente ocurrió este domingo en Aguas Zarcas, cuando un policía de apellido Hurtado estrelló una patrulla contra una palmera por, aparentemente, manejar pasado de tragos.

El otro caso ocurrió el pasado 26 de mayo en Pocosol, ese día fallecieron los policías de Fronteras Jonathan Zúñiga, Santiago Méndez y Vianey Vásquez, quienes fueron encontrados al lado de una patrulla volcada y con un balazo en la cabeza cada uno.

Testigos dieron a conocer que, al parecer, los oficiales estuvieron bailando en un bar durante su jornada laboral. Las autoridades confirmaron que uno los uniformados mató a sus compañeros y luego se disparó.

Reynaldo González, subdirector de la Fuerza Pública, indicó que ante estos casos han puesto más atención a lo que andan haciendo los oficiales, tanto de San Carlos como de otras zonas del país.

Minutos antes del accidente, los tres oficiales fueron vistos en un bar. Foto: Édgar Chinchilla/Archivo.
Minutos antes del accidente, los tres oficiales fueron vistos en un bar. Foto: Édgar Chinchilla/Archivo.

“La Fuerza Pública ha venido tomado medias con el propósito de darle seguimiento al trabajo de los compañeros durante sus jornadas, el propósito es anticipar dentro de lo posible que ocurran eventos como estos”, aseguró González.

Desde el ministerio indicaron que ya se cuentan con algunas medidas de control como tener dispositivos GPS en las patrullas, pero garantizaron que están buscando otras formas para asegurarse que los uniformados no aprovechen el tiempo laboral para otras cosas.

“Con respecto al conductor, se está valorando a través de la Fiscalía un supuesto delito, por lo que se expone al despido. Su compañero, si tiene responsabilidad, podría ser sancionado por algunos días”, explicó Reynaldo González, subdirector de Fuerza Pública.

En cuanto al caso de Hurtado, el subdirector explicó que no se le fijaron medidas judiciales, pero que en el ministerio ya abrieron una investigación en su contra y también al compañero que iba en la patrulla, de apellido Gómez, para ver si tiene algún responsabilidad. De momento los oficiales se encuentran en sus días libres.