Alejandra Portuguez Morales.16 marzo

Una adolescente de 16 años, al parecer vecina de Coronado, en San José, es la única integrante detenida de una banda que robó 16 carros de un almacén fiscal en Lagunilla de Heredia.

La muchacha manejaba uno de los carros, fue detenida porque en apariencia el automotor tuvo una falla mecánica y no le arrancó más, esta situación le habría pasado dentro del almacén cuando pretendía huir, en ese momento llegó la Fuerza Pública y la sorprendió.

El robo ocurrió este viernes entre las 3 y 4 de la madrugada, de inmediato las autoridades judiciales comenzaron las investigaciones y este sábado, a la 1 de la madrugada, dieron con una propiedad en Desamparados de Alajuela, donde estaban 11 de los carros robados.

Las autoridades investigan que pretendían hacer con los carros, sí venderlos o sacar piezas de estos. Foto de Wilbert Hernández
Las autoridades investigan que pretendían hacer con los carros, sí venderlos o sacar piezas de estos. Foto de Wilbert Hernández

El lugar fue allanado, pero de momento no hay ningún detenido. Nilsen Pérez, jefe del OIJ de Heredia, dijo que el hallazgo lo hicieron luego de recibir informaciones confidenciales en la línea 800-8000645, así como los seguimientos que hicieron.

No descartan que en las próximas horas hayan otros detenidos por este robo. La adolescente quedó a la orden de la Fiscalía Penal Juvenil a la espera de sus medidas cautelares.

Las autoridades recibieron información confidencial e hicieron seguimientos para recuperar 11 de los vehículos. Foto de Wilbert Hernández
Las autoridades recibieron información confidencial e hicieron seguimientos para recuperar 11 de los vehículos. Foto de Wilbert Hernández
¿Gato casero?

De acuerdo con la información policial, los vehículos que robaron son marca Kia, estos estaban en proceso de desalmacenamiento, las autoridades no descartan que se trate de un gato casero quien habría informado sobre la existencia de los automotores en este lugar.

Al menos unas 17 personas habrían llegado hasta el almacén, sorprendieron a los vigilantes y cada uno pretendía llevarse un carro, no obstante, el que llevaba la menor tuvo una falla mecánica y otro fue chocado en una parada de buses por el puente del colegio Castella, en Ulloa de Heredia, y lo dejaron abandonado.

A los judiciales aún les falta recuperar cuatro de los carros, por lo que las investigaciones continúan. De momento, no se sabe que era lo que pretendía hacer la organización con los carros, si venderlos o desmantelarlos.

En apariencia el propietario de la finca en donde estaban los carros dijo que la había alquilado a un hombre, quien le mencionó que necesitaba el lugar por dos meses para guardar varios carros que sacaría del país.

¢299 millones es el valor aproximado de los 16 carros
Encontraron pedazos de carros

Para llegar al lugar en el que dejaron los vehículos se debe pasar por una calle de lastre, alrededor hay casas de latas y madera. Una vez dentro de la finca hay dos casas grandes que parecieran no estar en buenas condiciones, al frente de la segunda vivienda tenían estacionados los vehículos.

En el mismo lugar se ven árboles de guayabas, entre otros, además de zacate, mucho polvo y piezas herrumbradas de otros carros.

Cada vehículo que se robaron tiene un precio de aproximado de ¢18,7 millones, por lo que pretendían adueñarse de unos ¢299 millones.

Versiones no oficiales señalaban que la banda sería del cantón de Goicoechea, San José, además los automotores que faltan por recuperar podrían también estar en estos alrededores, por lo que las autoridades siguen los rastreos para dar con los demás involucrados y recuperarlos.

Los carros serían sacados de la propiedad y llevados al depósito judicial en San Joaquín de Heredia, pero antes serán analizados para determinar las posibles huellas dactilares que los lleve a los responsables.

La propiedad donde los dejaron es en Desamparados de Alajuela y hasta el momento no hay detenidos. Fotos de Francisco Barrantes
La propiedad donde los dejaron es en Desamparados de Alajuela y hasta el momento no hay detenidos. Fotos de Francisco Barrantes