Rocío Sandí.Hace 5 días

Un agente del OIJ, sospechoso de robarse ¢282 millones de un carro decomisado por un asunto narco, al parecer empezó a gastar la plata tan solo quince días después.

El investigador, de apellidos Luna Carrillo, y la esposa, apellidada Rodríguez Arias, fueron detenidos la mañana de este miércoles cuando los agentes judiciales hicieron cinco allanamientos en Limón.

Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), aseguró que todo se remonta al 7 de marzo pasado, cuando se llevaron a cabo unos allanamientos en Bocana de Moín, en los que detuvieron a trece supuestos narcos y les decomisaron 143 kilos de cocaína, $242.000 en efectivo (unos ¢139 millones), armas y carros.

El agente fue llevado a San José en avioneta. Foto: OIJ.
El agente fue llevado a San José en avioneta. Foto: OIJ.

Los vehículos fueron llevados al OIJ de Limón para ser custodiados mientras eran entregados al Instituto Costarricense sobre Drogas, pero tiempo después los agentes que laboran ahí se dieron cuenta que uno había sido violentado, por lo que decidieron revisarlo de nuevo y encontraron $22 mil (¢12 millones) adentro.

Poco después, una llamada confidencial que recibió la Policía Judicial, puso en alerta a las autoridades porque supuestamente un oficial había tenido acceso al carro decomisado y se habría robado un montón de plata.

Los investigadores revisaron una vez más el automóvil y esta vez prácticamente lo desarmaron. Al hacerlo encontraron $600 mil (¢346 millones) y 28 kilos de cocaína.

Desde ese momento las autoridades judiciales se pusieron a investigar si efectivamente algún funcionario había metido mano en el famoso carro y descubrieron que el 29 de marzo en la noche, Luna estaba de guardia y al parecer aprovechó que estaba solo para acercarse al chuzo.

Incluso estacionó otro vehículo cerca, con las luces encendidas hacia la cámara de seguridad, para evitar que lo grabaran bien.

Grandes gastos

Cuando ya tenían al agente como sospechoso, los compañeros le empezaron a seguir los pasos y vieron que a mediados de abril, al parecer, empezó a disparar plata a lo loco.

Compró un carro, pagó la deuda de otro vehículo que tenía, adquirió muebles para un apartamento de la esposa e hizo unos pagos por servicios médicos privados. En total gastó $20 mil (¢11 millones).

Los agentes allanaron la oficina del sospechoso. Foto: Raúl Cascante.
Los agentes allanaron la oficina del sospechoso. Foto: Raúl Cascante.

Espinoza dijo que el sujeto pagó cada cosa en efectivo, con billetes de $20, similares a los que ellos habían encontrado en el carro narco.

Además, revisaron los estados de cuenta de Luna y vieron que casi no le llegaba nada de salario, por lo que no se podía explicar de dónde había sacado la millonada.

Esposa sería cómplice

La Fiscalía informó, por medio de un comunicado, que en apariencia la esposa de Luna fue su cómplice en las compras, por lo que ella también es sospechosa. Los dos fueron llevados al Ministerio Público donde enfrentará cargos por legitimación de capitales.

Luna también será procesado por peculado, ya que habría usado un carro de uso oficial del OIJ para hacer viajes personales, sin la autorización de los jefes.

En los operativos realizados este miércoles, los investigadores revisaron una casa de Luna y otra de Rodríguez, las viviendas de los papás de ambos sospechosos y también la oficina del agente sospechoso.

Los oficiales localizaron más plata que se presume sería parte del botín que el vivazo habría sacado del carro narco, en total incautaron $470 mil (¢271 millones), así como electrodomésticos y muebles.

11 millones gastó el sospechoso en dos toques