Silvia Coto.30 marzo
Para denunciar puede ir al OIJ o llamar a la línea confidencial 800-8000-645. Fotografía ilustrativa: Shutterstock
Para denunciar puede ir al OIJ o llamar a la línea confidencial 800-8000-645. Fotografía ilustrativa: Shutterstock

Las denuncias por agresiones contra adultos mayores se han disparado en el primer trimestre de este año, alertó este martes 30 de marzo el OIJ.

Es por eso que las autoridades piden a quienes sean víctimas o conozcan a algún abuelito en una situación de riesgo, que denuncien de inmediato.

Freddy Chacón, jefe de la sección Especializada en Violencia de Género, Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Personas, aseguró que en lo que va del 2021 se han dado 112 casos, mientras que en todo el 2020 atendieron 273 situaciones de agresiones.

Para avisar sobre estas situaciones puede ir al OIJ o lo puede hacer de forma anónima llamando a la línea 800-8000-645. Estos reportes también llegan gracias los trabajadores sociales de la Caja y del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor.

Durante este año los casos más comunes son por agresiones verbales; sin embargo, el OIJ también ha recibido llamadas por agresiones físicas, sexuales, psicológicas y por explotación.

“Hay casos en los que hay coacción, al obligar a un adulto mayor a poner una propiedad a nombre de un tercero, o hasta se da la falsificación de su firma, en esos casos interviene también la sección de Fraudes, también hay casos por personas a las que les quitan la pensión y no les suplen sus necesidades básicas”, dijo Chacón.

El experto asegura que en el 80 por ciento de las veces, los agresores son familiares, hijos, sobrinos y muchos nietos.

Las acusaciones entran al OIJ como una infracción integral a la persona adulta mayor y desde ese momento se empieza a investigar, para los agentes son claves las declaraciones que puedan aportar los testigos.

“Hemos recibido muchas denuncias falsas, por ejemplo, un vecino se enoja con otro entonces llama para decir que están agrediendo a un adulto mayor, hacemos la intervención y nos damos cuenta que la persona está bien; sin embargo, entran de manera confidencial, por lo que es difícil iniciar una denuncia contra quien llamó, pero es una situación frecuente”, dijo Chacón.

El jefe policial aseguró que en muchos hogares de ancianos las denuncias disminuyeron porque por la pandemia se han prohibido las visitas.

“Los adultos mayores son un grupo difícil de abordar porque muchas veces tienen miedo a que un familiar enfrente un proceso por una agresión”, comentó.

El año pasado, de las denuncias recibidas por el OIJ, 130 personas fueron pasadas al Ministerio Público y en lo que va de este año han enviado 40.