Alejandra Portuguez Morales.9 enero

Un supuesto indigente le cambió la vida por completo al policía alajuelense Jorge Cruz al meterle una cuchilla en su ojo izquierdo que lo mantiene incapacitado y triste por el daño irreparable que sufrió.

La terrible agresión ocurrió en medio de una reunión familiar en la que Cruz celebraba su cumpleaños, junto a sus familiares, el pasado domingo 13 diciembre del 2020.

“Cumplo años el siete de diciembre, mis otros hermanos el ocho y nueve (diciembre). Uno de ellos también es policía y nuestros horarios son complicados, por lo que en diciembre tratamos de reunirnos para celebrar la vida”, recordó Cruz, de 40 años.

Ellos estaban junto a sus esposas e hijos en la casa de Cruz, ubicada en Calle El Empalme, en San Ramón de Alajuela carretera a Puntarenas, cuando un tipo se metió a la cochera de la casa a eso de las 5 de la tarde.

Jorge Cruz, es un policía de Alajuela. Foto: Cortesía Jorge Cruz para LT
Jorge Cruz, es un policía de Alajuela. Foto: Cortesía Jorge Cruz para LT

El hombre tenía varias cortadas y chorreaba sangre. Al parecer, el sujeto venía de una casa que está a unos 150 metros de la de Cruz, la cual fue desmantelada y es utilizada por los indigentes para consumir licor o drogas.

“El muchacho llegó bastante alterado y le pregunté ‘¿qué le pasaba? Él me dijo que estaba tomando vino y se cortó el dedo al quebrarse una botella, por lo que le dije que se tranquilizara y que íbamos a llamar al 911 y a la Policía para que le ayudarán. Hasta ese momento todo estaba tranquilo”, recordó Cruz.

Sin embargo, en cuestión de segundos todo cambió.

“Me respondió: ‘haga lo que le dé la gana...(empezó a ofenderlo) y se tiró para la calle. Me gritaba que ‘si quería que lo golpeara’, luego el tipo metió la mano en una maricona y sacó una cuchilla grande”, describió el policía, quien bretea en la Central de Comunicaciones de Alajuela.

La familia cerró el portón y le dijeron que se fuera, que no querían problemas.

El sospechoso bajó unos cincuenta metros y se metió en la propiedad de otro vecino, el dueño tuvo que interponerse porque el sujeto iba como atacado para adentro, donde había dos niñas y la esposa.

Como no pudo entrar, el hombre volvió a subir a la casa de Cruz, por lo que metieron a los niños adentro y Cruz y sus hermanos salieron a decirle que soltara el cuchillo y que se fuera porque no querían problemas, pero en ese momento se les tiró encima.

“Intentó herir a mi hermano, así que traté de ayudarlo, pero en eso se vino el carajo y vi que venía con la cuchilla hacia mí, pude meter mi brazo izquierdo y me cortó, me hice para atrás, pero siempre me hirió en el ojo izquierdo. No sentí nada, pero escuché que gritaron ‘lo cortó, lo cortó', luego me salió un montón de sangre”, mencionó Cruz.

El tipo salió corriendo, lo siguieron y se metió en la propiedad de un vecino, donde amenazó a todos, luego se tiró por un cerco, salió a una calle principal y se cambió de camiseta, pero como lo iban siguiendo no pudo escapar. Él volvió amenazar a los que lo perseguían con la cuchilla, pero cuando llegó la policía lo tiró.

Cruz, fue llevado al hospital de San Ramón y luego lo pasaron al hospital San Rafael de Alajuela, donde los médicos le dijeron que había perdido el ojo y le hicieron 18 puntadas.

Jorge Cruz le sonríe a la vida a pesar del daño que le provocaron. Foto: Cortesía Jorge Cruz para LT
Jorge Cruz le sonríe a la vida a pesar del daño que le provocaron. Foto: Cortesía Jorge Cruz para LT

Debido a la agresión, Cruz está incapacitado y aunque agarra fuerzas para salir adelante, hay días en los que se entristece por el daño que le causaron.

“Sigo con los dolores, pero mientras esté medicado no me duele, siento adormecido la parte del ojo izquierdo, también la parte superior izquierda de los dientes”, relata.

A pesar que ya han pasado varios días aún le sigue saliendo sangre.

Al sospechoso lo pasaron por flagrancia y le impusieron medidas cautelares.

Según Jepzabeth Salvatierra, abogada del policía, acusarán al tipo (no quiso dar sus apellidos) que lo atacó por tentativa de homicidio.

Desea regresar al trabajo

A Cruz lo incapacitaron por dos meses y en febrero tiene una cita para determinar si le pueden colocar un ojo de vidrio.

Asegura que en estos duros momentos son Dios y su esposa los que le dan la fuerza para seguir adelante.

“Hay días que uno amanece bien, otros triste, pero ahí estamos, tengo que seguir”, Jorge Cruz, policía.

Cruz siempre ha sido muy breteador y sueña con volver al trabajo para hacer lo que más le gusta servir a los demás, aunque sabe que las cosas no serán como antes, el no quiere darse por vencido.