Por: Alejandra Portuguez Morales.   24 septiembre

Óscar Ramírez Navarro es un agricultor que por poco pierde la vida luego de que una pieza de un chapulín conocida como “toma fuerza” lo arrastrara, le destruyera la pierna izquierda y le lastimara la derecha.

Ramírez, de 48 años, perdió mucha sangre, la condición era delicada y fue llevado al hospital Max Peralta de Cartago, allí estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) desde el viernes 13 de setiembre anterior.

Sin embargo, Elena Ramírez, hermana del guerrero confirmó que este sábado salió de la UCI y lo pasaron a un salón normal del centro médico luego de que reaccionara de buena manera.

"Cuando él llegó al hospital la pierna izquierda estaba totalmente amputada, los doctores se le acercan y le dicen que es un milagro, que a él lo operaron, pero que no le daban muchas posibilidades de vida.

“Nosotros (los hermanos) le decimos que él es un guerrero, una persona valiente y que va a salir adelante, que si siente que se deprime que nos hable, que para eso nos tiene y no lo vamos a dejar botado”, expresó Elena.

Óscar Ramírez Navarro, de 41 años permanece internado en el hospital Max Peralta de Cartago donde sigue luchando por su vida. Foto: Cortesía Elena Ramírez

Ella explicó que el accidente ocurrió en una finca de papas y remolachas en la que trabaja su hermano desde hace mucho tiempo.

“En esa misma propiedad trabaja un sobrino de nosotros, él nos contó que estaba largo pero escuchó al tío gritar ‘auxilio, auxilio’, él dice que bajó un peñón corriendo y cuando llegó apagó la máquina que estaba golpeando al tío, si él no lo escucha y corre, mi hermano no estuviera aquí, la máquina esa lo hubiese molido.

“Ellos dicen que desde hace unos días había un tornillo suelto en el chapulín, lamentablemente el pantalón de mi hermano se quedó enganchando en ese tornillo y ahí fue donde lo arrastró”, agregó.

El agricultor perdió mucha sangre debido a los golpes que le dio la máquina, los cirujanos dicen que estaba más muerto que vivo. Foto: Keyna Calderón

Ella agregó que la recuperación de su ser querido los ha alegrado mucho, además han visto que él ha estado muy positivo. La familia es de escasos recursos y esperan que el patrón esté al día con el INS y los empleados para que Ramírez pueda recibir atención médica en el hospital del Trauma.

El sobreviviente es el menor de nueve hermanos y es papá de tres muchachas y un adolescente.