Adrían Galeano Calvo.27 agosto
Los sospechosos dejaron el carro botado y huyeron por una zona montañosa. Foto cortesía Pegando Porte y la Vara.
Los sospechosos dejaron el carro botado y huyeron por una zona montañosa. Foto cortesía Pegando Porte y la Vara.

El plan de cuatro bichos que hirieron a un hombre para robarle su carro se vino abajo debido a que en medio de la huida el chuzo no quiso “caminar” más.

El vehículo les dejó de funcionar debido a que se activó la alarma antisecuestro. Entonces los antisociales lo dejaron botado y se dieron a la fuga a pata.

Este hecho ocurrió el lunes a eso de las 10:30 de la noche en Poás de Aserrí, San José, cerca de la última parada de buses.

De acuerdo con el OIJ, un grupo de oficiales de la Fuerza Pública encontró sobre la calle a un hombre de apellidos Hernández Calvo, de 31 años, quien había sido apuñalado en el abdomen en varias ocasiones.

Antes de ser llevado por la Cruz Roja al hospital San Juan de Dios, Hernández le dijo a los uniformados que cuatro maleantes lo atacaron a puñaladas y luego le robaron el carro.

Con ayuda de agentes de la Policía Judicial, los oficiales empezaron a buscar a los bichos por la zona y a poco menos de un kilómetro encontraron el vehículo de la víctima.

“El carro que le sustrajeron fue ubicado en vía pública, cerca del sitio donde se dieron los hechos, ya que al parecer se le activó la alarma antisecuestro, por lo que las personas que se lo robaron no pudieron continuar el camino”, indicó el OIJ en su informe.

Luego de revisar la nave en busca de alguna pista, los investigadores le entregaron el chuzo a un familiar de Hernández para que se lo llevara.

Extraoficialmente trascendió que al momento del ataque, el afectado andaba trabajando como taxista informal; sin embargo, esta versión no fue confirmada por el OIJ.