Alejandra Portuguez Morales, Adrían Galeano Calvo.14 octubre, 2020

El alcalde de Tibás, Carlos Cascante, no ha dado la cara a los medios luego de que el OIJ allanó, este martes en León XIII, el chozón de Dennis Iván Cabrera Espinoza, alias Manzanita.

El “castillo” se construyó en, al menos, dos años y pareciera que los inspectores de la muni nunca notaron la casa de cinco pisos de altura.

Situación que consterna a muchos tibaseños, pues al mínimo arreglo que le quieran hacer a la casita le caen los inspectores y hasta clausuran la remodelación si no se han pagado los permisos, como dice la ley, lo curioso es que, al parecer, Manzanita no tuvo que pasar por esos trámites.

La Teja ha intentado hablar con Cascante sobre esta situación desde este martes cuando el OIJ llegó a la ciudadela; sin embargo no hay respuesta.

Este miércoles se le llamó en reiteradas ocasiones al celular, pero tampoco hubo respuesta; fue por medio José Luis Cojal, periodista de la alcaldía, que Cascante mandó a decir que en los próximos días irá a la Fiscalía para presentar el informe del caso de la propiedad de Manzanita.

Narco conocido como Manzanita vivía rodeado de lujos. Foto OIJ
Narco conocido como Manzanita vivía rodeado de lujos. Foto OIJ

Además, dijo que harán una investigación interna del por qué nunca trascendió el inicio de la construcción, aunque aseguró que en muchas ocasiones han sido amenazados de muerte

“Los inspectores en varias ocasiones llegaron al lugar, pero por la peligrosidad del caso, inclusive han sido amenazados hasta de muerte. Y comprenderá que no cualquiera se anima a ir solo a León XIII”, dijo Cojal.

No obstante, pareciera que Cascante nunca informó a las autoridades sobre esta problemática.

“Debería ser demolida”

Para el director de la Policía Municipal de San José, Marcelo Solano, la casa de Manzanita debería ser demolida por ser construida sin permisos municipales.

“La Municipalidad tiene la obligación de informar a otras instituciones cuando hay incumplimiento de las normas técnicas de construcción”, explicó Solano.

En este caso debería tener planos del Colegio de Ingenieros y Arquitectos, así como el aval del Ministerio de Salud.

“Podían tener permisos para una obra menor y terminó siendo un edificio de cinco pisos; si tiene planos y el aval de Salud, pero no se esperó a los permisos municipales puede pagar una multa, pero si no tiene ninguno de estos requisitos entonces debería ser demolida”, dijo Solano.

El chozón fue construida a vista y paciencia de la municipalidad. Foto: OIJ
El chozón fue construida a vista y paciencia de la municipalidad. Foto: OIJ
Chozón falto de gusto

Aunque el OIJ no ha revelado el valor del chozón de Manzanita, Geovanny Guzmán, director de proyectos en Teocon Obras, explicó que la “mansión” podría tener un costo superior a los ¢500 millones.

"Podría medir 761 metros cuadrados y el valor de construcción podría andar entre ¢600 mil a ¢800 mil por metro, así que un posible costo solo de construcción sería de ¢571 millones.

“Pero si la calidad de los materiales no es buena podría bajar el costo a entre ¢300 millones y ¢350 millones”, detalló.

En cuanto al tiempo de construcción, por lo que vio en las fotos suministradas por el OIJ, Guzmán calculó que la casa de cinco pisos tardó cerca de dos años en ser construida.

El terreno esta al día con la construcción, pero no contaba con permisos municipales para la mega construcción. Foto: OIJ
El terreno esta al día con la construcción, pero no contaba con permisos municipales para la mega construcción. Foto: OIJ

Aunque Manzanita se empeñó en construir un lujoso chozón, Guzmán dijo que, en su opinión, hay muchas cosas de la casa que no están bien hechas, y faltó algo de buen gusto en algunas elecciones.

"Parece que o no hubo arquitecto o no estuvo en el proceso, hay columnas ubicadas incorrectamente en cuanto a lo estético. La puerta que sale está bastante mal hecha, y las distribuciones o áreas abiertas de los dormitorios y otros no están bien diseñados.

“Si utilizaron cerámica y enchapes caros, pero la loza sanitaria no es cara. Faltó buen gusto y el color parece caprichoso y no bien elegido”, explicó Guzmán.