Jorge Umaña.12 septiembre, 2017
Los cuerpos fueron enterrados en el cementerio de San Mateo de Orotina. Foto: Jorge Umaña
Los cuerpos fueron enterrados en el cementerio de San Mateo de Orotina. Foto: Jorge Umaña

Cuatro de las cinco víctimas del choque entre dos carros ocurrido el domingo en Coyolar de Orotina fueron sepultadas la mañana de este martes en San Mateo de Alajuela.

Durante la despedida la gente comentaba que entre ellos siempre existió una amistad sincera y que eran como una familia. 

Norma Cristina Molina González, de 39 años, y sus hijos Marco, de 21 años y Jeshua de 7, y el mejor amigo de Marco,  Jason Mora Guerrero, de 22 años, fueron despedidos juntos en la iglesia y el cementerio de San Mateo.

Según comentaron los familiares, Marco y Jason siempre andaban juntos, por lo que doña Norma trataba a Jason como a un hijo. 

El templo de San Mateo se hizo pequeño para despedir a los vecinos. La misa empezó a las 10 y algunos estudiantes de la comunidad les hicieron guardia a los cuerpos. 

La comunidad se tiró a las calles para despedir a las víctimas. Foto: Jorge Umaña
La comunidad se tiró a las calles para despedir a las víctimas. Foto: Jorge Umaña

Al final de la misa, el cuerpo de Jason fue trasladado a Orotina, donde siempre ha vivido su familia; sin embargo, sus familiares quisieron hacerles la misa a todos juntos pues creen que a él le habría gustado que fuera de esa manera. 

Entre la iglesia y el cementerio hay 800 metros y en ese trayecto una escolta de oficiales de la Fuerza Pública y de Tránsito acompañaron los cuerpos porque  Marco y Jeshua eran hijos de un policía de San Mateo. 

Don José Danilo Salas, amigo de Jason, jugó dominó con el muchacho el mismo día del choque. Según contó la pasaron muy bien. 

"Qué iba a saber que era la despedida de mi amigo, usted no tiene idea de lo que fue la noticia en este pueblo. Uno quería pensar que era mentira, el domingo en la noche yo me sentaba en el corredor y decía 'Jason, no puede ser'", recordó don José. 

Erick Pacheco, amigo de los fallecidos, aseguró que San Mateo está muy dolido y por eso la comunidad está tratando de acompañar a las familias en un momento tan duro.

Los cuatro fallecidos eran inseparables. Foto: Jorge Umaña
Los cuatro fallecidos eran inseparables. Foto: Jorge Umaña

Don Gerardo Molina, tío de Jeshua, no se despegó ni un segundo del ataúd de su sobrinito. 

En el carro donde iban las cuatro personas que murieron también viajaba Ángélica Campos, de 18 años. Ella era la novia de Marco y sigue en recuperación debido al choque. Marco no tenía licencia y el Riteve del carro había vencido en agosto. 

En el otro carro que se vio enredado en el choque viajaba Gilbert Umaña, de 77 años y vecino de Santa Ana, quien también falleció. Resultaron heridas Wendy Núñez, de 31 años; María Elena Rivera Umaña, de 58 años, y María Eugenia Umaña, de 68. Ellas están hospitalizadas. 

El accidente se dio cuando Marco viajaba de San José a Caldera y perdió el control. Su carro dio varias vueltas y el otro carro le dio por detrás mientras estaba lloviendo. 

Jason Mora, Marco Peraza, Norma Molina y Jeshua Peraza fallecieron en el accidente. (De izquierda a derecha)
Jason Mora, Marco Peraza, Norma Molina y Jeshua Peraza fallecieron en el accidente. (De izquierda a derecha)