Sucesos

Amor de su familia permite hombre que perdió pierna en vuelco salir adelante

Papá de dos hijos estuvo 10 días en coma y sufrió una hemorragia interna

A don Eliécer Rizo Urbina la vida le cambió en segundo por un accidente; sin embargo, él asegura que el amor de su familia le ha permitido seguir adelante con muchas ganas y optimismo.

Este valiente nos contó que el accidente ocurrió el 2 de noviembre del 2018 y apenas tenía un mes de trabajar en una finca cafetalera en Llano Bonito de Frailes, Desamparados.

“Como el lugar es muy lejos, el patrón siempre, una vez a la semana, llegaba para pagarnos e ir al supermercado que está largo a comprar el diario”, contó el hombre.

Ese día no fue la excepción, un camión que jalaba una carreta de café llegó a recoger a Eliécer y otros 15 trabajadores, todos se subieron para aprovechar el “ride”.

“Cuando íbamos había una cuesta y una curva, como el camión era tan grande el chofer tenía que echar un poco para atrás, pero por el peso el camión se volcó y el cajón me amputó la pierna izquierda de un solo, yo iba de ese lado y a los demás compañeros no les pasó nada”, recordó Rizo.

El hombre en ese momento quedó inconsciente, sus compañeros le contaron que el accidente fue a las 3 de la tarde, no había señal de celular y tuvieron que salir a buscar ayuda, la cual llegó hasta dos horas después.

“Me llevaron al Hospital Max Peralta, tuvieron que hacerme varias transfusiones de sangre, durante 14 horas sufrí una hemorragia interna hasta que me lograron estabilizar, además tenía golpes en la cabeza, la nariz, la espalda, la quijada y una herida cerca del corazón”, contó el vecino de Ipís de Goicoechea.

Rizo nos contó que estuvo 10 días en coma, hasta que un día se despertó y no lograba recordar nada.

“Le dije a mi esposa: ‘¿Qué haces aquí?’ Y ella me contó, me quitó la cobija y me enseñó que me faltaba la pierna. Yo lo que hice fue llorar mucho, casi por una semana, hasta que regresé a mi casa y con el apoyo de ella, mis dos hijos y otros familiares entendí que tenía que salir adelante, ellos no han dejado de apoyarme”, comentó.

Este luchador asegura que le pusieron una prótesis y aunque no lo han dado de alta él no deja de ponerle para recuperarse.

“Ahorita no tengo trabajo y tuve algunos problemas porque el jefe nos tenía sin seguro, pero no me han dejado de atender. Mi esposa y mis suegros son los que más me ayudan con todo mientras me recupero, no me han dejado solo.

"A veces siento dolor cuando hay luna llena o si bajo una cuesta la prótesis me molesta un poco, pero la verdad es un milagro estar vivo porque cuando yo entré al hospital ya me daban por muerto”, aseguró Eliécer.

Silvia Coto

Periodista de sucesos y judiciales. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo. Labora en Grupo Nación desde el 2010.