Rocío Sandí.9 junio, 2017
El pequeño tiene quemaduras en un 40% del cuerpo. Foto: Francisco Barrantes.
El pequeño tiene quemaduras en un 40% del cuerpo. Foto: Francisco Barrantes.

Un angelito de ocho meses está luchando por sobrevivir después de caer en una olla con agua hirviendo.

El niño está internado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Nacional de Niños y según Olga Arguedas, directora del centro médico, tiene quemaduras en un 40% del cuerpito.

“Estamos haciendo todo lo que podemos por salvarle la vida al pequeño. El estado de él es bastante delicado y probablemente en los próximos días va a necesitar injertos de piel”, explicó la doctora.

“Él está sedado y todos los días lo llevamos a sala de operaciones para hacerle curaciones. Las lesiones más serias las tiene cerca del cuello”, agregó Arguedas.

El terrible accidente se dio este jueves, a eso de las 8 p. m., en San Pedro de Poás, Alajuela.

Los papás del chiquito se han mantenido cerca y cada vez que pueden entran a la sala en la que está el pequeño para verlo y darle apoyo.

Está enfermito

Según contó Pablo Brenes, papá del bebé, desde hacía días el menorcito tenía una infección respiratoria, así que le ponían cerca la olla con agua hirviendo y hojas de eucalipto para que inhalara el vapor.

En los días anteriores se la acercaron debajo de la cama mientras dormía, pero este jueves la dejaron en el suelo, a un lado de la cama, con tan mala suerte que el bebé dio vuelta y cayó en ella.

Los papás del niño llamaron a la Cruz Roja y los paramédicos lo llevaron al hospital San Rafael de Alajuela. Horas después al menorcito lo llevaron al Hospital de Niños.

La doctora Arguedas comentó que pese a que los papás del herido hacían el remedio casero con buena intención, lo mejor es evitar ese tipo de procedimientos.

“En el pasado esos tratamientos eran muy comunes, pero en la actualidad se sabe que los vaporizadores no tienen ningún beneficio, más bien son un riesgo, este caso es un ejemplo de eso”, aseguró la jerarca.

Olga Arguedas, directora HNN: "La condición del bebé es bastante delicada, le estamos monitoreando el corazón para saber si se complica más".