Adrían Galeano Calvo.8 agosto
(De izquierda a derecha) Rosario Pérez, Lisseth, Yerling y Santiago López sufrieron el accidente el domingo. Foto cortesía Priscilla López.
(De izquierda a derecha) Rosario Pérez, Lisseth, Yerling y Santiago López sufrieron el accidente el domingo. Foto cortesía Priscilla López.

Antes de morir, don Santiago López Cabalceta le encomendó una tarea muy especial a su hija Priscilla López, de 22 años.

Él le pidió que cuidara de sus dos hermanas para que no les haga falta nada cuando él ya no estuviera.

Don Santiago, de 71 años, falleció este martes a las 11:15 de la noche en el hospital Calderón Guardia a consecuencia de las heridas que sufrió luego de ser atropellado junto a su familia por un carro que se salió de la carretera y que era conducido por un joven de apellido Rivera, de 25 años.

El accidente también cobró la vida de su amada esposa, Rosario Pérez Trejos, de 60 años, quien murió el domingo en el hospital de Guápiles.

Sus hijas Yerling y Lisseth, de 23 y 18 años, también resultaron heridas, motivo por el cual permanecen internadas en el centro médico guapileño.

Decenas de personas le dieron el último adiós a doña Rosario este miércoles. Foto Reyner Montero.
Decenas de personas le dieron el último adiós a doña Rosario este miércoles. Foto Reyner Montero.
“Ellos fueron muy amorosos y solidarios, son el ejemplo de que las personas que menos tienen son las que más dan. Mi mamá nunca dudaba en ayudar a las personas, se inventaba cositas con reciclaje para venderlas y ayudar a quien lo necesitaba, los dos tenían un corazón muy grande”, Priscilla López, hija de los fallecidos.

El trágico hecho ocurrió el pasado domingo por la tarde en La Rita de Pococí, Limón, luego de que la familia estuviera celebrando el cumpleaños número 3 de la pequeña hija de Priscilla.

López recordó que sus papás y sus dos hermanas se despidieron de ella para luego caminar hacia la parada del bus; sin embargo, su mamá se devolvió corriendo hasta donde ella para darle un último beso y abrazo. Luego alcanzó al resto.

“Escuché un carro que pasó a gran velocidad y luego vino el estruendo, lo primero que se me vino a la cabeza es que algo le había pasado a mi familia. Corrí hasta el lugar, ahí confirmé que eran ellos”, dijo.

Los heridos fueron atendidos por cruzrojistas, quienes los llevaron de emergencia al hospital de Guápiles.

Golpe muy fuerte

Priscilla recordó que el primer golpe al corazón se lo llevó la noche del domingo, cuando llegó al centro médico a preguntar por su mamá y un médico le dijo que doña Rosario no soportó las lesiones y falleció.

Doña Rosario estuvo en la fiesta de cumpleaños de su nieta antes del accidente. Foto Reyner Montero/Archivo.
Doña Rosario estuvo en la fiesta de cumpleaños de su nieta antes del accidente. Foto Reyner Montero/Archivo.

Don Santiago fue operado ese mismo domingo, pero ella pudo verlo hasta la tarde del lunes, ese día tuvieron una última conversación.

“Me dijo que orara mucho porque si él llegaba a fallecer yo me iba a tener que encargar de cuidar a mis hermanas”, dijo.

El martes el señor fue llevado al hospital Calderón Guardia para una segunda operación, lamentablemente su estado de salud se complicó y no pudo luchar más.

Si usted desea ayudar a Priscilla y a sus hermanas puede contactarlas al teléfono 8311-4823 o realizar un depósito en el Banco Nacional a la cuenta 200-01-051-056596-7 que aparece a su nombre. También puede depositar en el Banco Popular en la cuenta 16111017137814600 a nombre de Angie Vargas, amiga de la familia.
Fuera de peligro

En cuanto a sus hermanas, Priscilla indicó que ambas permanecen internadas y en condición estable; sin embargo, dijo que está muy preocupada por Lisseth, pues aseguró que como ella no tiene seguro no ha sido atendida del todo y la mantienen en una camilla en emergencias.

“Mi otro hermana (Yerling) tiene hidrocefalia (acumulación excesiva de líquido dentro del cráneo) y ella sufrió una fractura expuesta y un golpe en la cabeza, pero gracias a Dios todo ha salido muy bien”, aseguró.

Último adiós

La mañana de este miércoles decenas de personas le dieron el último adiós a doña Rosario, quien fue enterrada en el cementerio de La Rita de Pococí después de una ceremonia que se llevó a cabo en la iglesia Adventista del Séptimo Día, de la cual ella formaba parte.

Las muchachas necesitan mucha ayuda pues su familia es de escasos recursos. Foto Reyner Montero.
Las muchachas necesitan mucha ayuda pues su familia es de escasos recursos. Foto Reyner Montero.

El cuerpo de don Santiago fue velado este miércoles en esa misma iglesia y el entierro será este jueves por la mañana.

Necesita ayuda

Priscilla dijo que ella se esforzará para cumplir con la petición que le hizo su papá, pero no ocultó que esta muy preocupada pues ella y su esposo apenas cuentan con lo necesario para salir adelante y el resto de su familia es de escasos recursos.

“Ellos eran piso de tierra, la comida casi siempre era arroz y frijoles y un huevo si es que aparecía, a cada rato les cortaban la luz y mi mamá tenía que lavar la ropa en el río. Yo vivo en Desamparados y casi no tengo los recursos para hacerme cargo de ellas entonces va a ser muy duro”, contó.

Ante esta situación, la joven está pidiendo todo tipo de ayuda para reponerse de la pérdida de sus padres en tan poco tiempo.

Investigado

El Ministerio Público confirmó que se abrió una causa en contra del conductor de apellido Rivera, quien es investigado como sospechoso de los delitos de homicidio culposo y lesiones culposas.

Como medidas cautelares, a Rivera se le prohibió salir del país, debe firmar una vez al mes, no podrá tener ningún tipo de contacto con las víctimas y testigos, y deberá mantener domicilio fijo. Las medidas fueron impuestas por un año.

La Policía de Tránsito indicó que el accidente se habría dado por un aparente exceso de velocidad del joven, quien ni siquiera contaba con licencia para conducir. Además el carro estaba con el permiso de circulación atrasado.