Sucesos

Apelación por caso de Carla Stefaniak deberá resolverse en setiembre

Abogado pide una sentencia mayor contra el guarda condenado por el homicidio y una mejor indemnización para el papá de Carla

El caso por el homicidio de la turista venezolana Carla Stefaniak tendría un nuevo capítulo a inicios de setiembre porque el Tribunal de Apelación de Sentencia de Goicoechea deberá definir si se realiza un nuevo juicio.

Así lo explicó Joseph Rivera, abogado de la familia de Stefaniak y quien en marzo de este año presentó un recurso de apelación debido a que no estaban de acuerdo con la sentencia de 16 años dictada contra el guarda Bismarck Espinoza Martínez; tampoco les parecieron los ¢30 millones que el Tribunal Penal de Pavas ordenó pagar a Carlos Caicedo, papá de Carla, por daño moral.

“No se está pidiendo que se anule el juicio o que se demuestre la culpabilidad de Espinoza, en el debate ya se demostró que él la mató. Estamos pidiendo que se haga un juicio de reenvío para que a Espinoza se le ponga una pena mayor y que a don Carlos se le entregue una mayor indemnización por la acción civil”, detalló el abogado.

Según Rivera, el Tribunal de Apelación de Sentencia de Goicoechea daría a conocer su decisión a más tardar el viernes 4 de setiembre debido a que la prisión preventiva de Espinoza vence el domingo 6.

Lo pasaron por alto

El abogado dijo que a la hora de dictar sentencia los jueces de Pavas no tomaron en cuenta muchas circunstancias que él dio a conocer durante el juicio. Cree que eso terminó favoreciendo a Espinoza para recibir solo 16 años de prisión.

“No se valoró que Karla era una mujer muy productiva en los Estados Unidos, tampoco el sufrimiento y dolor de don Carlos Caicedo”

“Ellos, por arte de magia, y haciendo una mala interpretación del derecho penal, dicen que a don Carlos no le van a dar los ¢500 millones por daños materiales porque nosotros no probamos con una documentación idónea que Carla aportara a los gastos médicos, alimentación y manutención de su papá”, explicó.

Carla Stefaniak fue asesinada entre la noche del 27 de noviembre y la madrugada del 28 de noviembre del 2018.

Su cuerpo fue encontrado a 80 metros de la habitación que había alquilado en el hotel Villas Le Mas, en San Rafael de Escazú, a donde llegó para celebrar su cumpleaños 36.