Adrían Galeano Calvo.16 noviembre, 2019
Ana Patricia vive agradecida con Dios porque a su mamita no le pasó nada grave en el accidente. Foto cortesía Patricia Gray
Ana Patricia vive agradecida con Dios porque a su mamita no le pasó nada grave en el accidente. Foto cortesía Patricia Gray

Cada vez que ve árboles de gran tamaño Ana Patricia Gray Calderón no puede evitar cerrar los ojos y hacerse un puñito, pues a su mente vienen los recuerdos de un accidente que por poco le cuesta la vida a ella y a su mamá.

El terrible hecho ocurrió en noviembre de 2017 en Tortuguero, cuando la lancha en la que viajaban fue aplastada por un enorme árbol que cayó sobre la embarcación. En el accidente falleció una turista griega identificada como María Cristina Star Ropou, de 22 años.

Gray dijo que desde entonces no ha vuelto a poner un pie en Tortuguero, ni piensa hacerlo de nuevo, sin embargo, de vez en cuando recuerda lo que ella y su mamá, doña Rosa, de 79 años, vivieron en ese duro momento.

“Todavía viajamos mucho por el lado de Limón porque me gusta ir a Manzanillo, de camino a veces me quedó viendo que hay muchos árboles y es cuando agachó la cabeza y cierro los ojos porque siento que va a caer un árbol encima del carro, ya es algo que me quedó grabado en la cabeza”, contó.

Ana Patricia recordó que ellas viajaron a Tortuguero debido a que su mamá llegó de visita desde Estados Unidos y le pidió que la llevara a navegar por los canales de ese hermoso lugar.

Gray hizo el viaje debido a que su mamá soñaba con conocer Tortuguero. Foto Cortesía Patricia Gray
Gray hizo el viaje debido a que su mamá soñaba con conocer Tortuguero. Foto Cortesía Patricia Gray

Gray dijo que la tragedia ocurrió 15 minutos después de que se subieron a la lancha, cuando un enorme árbol se desplomó sobre el techo de la embarcación. Ana Patricia abrazó a su mamá para protegerla y luego otras personas las ayudaron a llegar a la orilla.

“El golpe me lo llevé yo como en la espalda cerca de la cadera, porque cuando el árbol cayó sobre techo la lancha empezó a hundirse y yo quede prensada entre el techo y el respaldar del asiento. De vez en cuando todavía siento ese dolor”, recordó.

Afortunadamente doña Rosa solo sufrió golpes leves y poco días después regresó a Estados Unidos, donde fue atendida, mientras que su hija fue enviada de un hospital a otro, sin que los doctores le ayudaran a aliviar los dolores.

“Nunca vamos a regresar a Tortuguero, quedé curada de ese lugar, después del accidente tuve muchas pesadillas”, dijo Ana Patricia Gray.
No echa para atrás

Ana Patricia dijo que después del accidente ella contactó a la empresa encargada del tour pues le dijeron que se iban a encargar de ayudarla con el costo de los medicamentos, sin embargo, luego se quitaron el tiro con varias excusas.

Una turista extranjera falleció en el hecho y varias personas resultaron heridas. Foto Cortesía Patricia Gray
Una turista extranjera falleció en el hecho y varias personas resultaron heridas. Foto Cortesía Patricia Gray

“El dolor aún me afecta bastante porque yo vendo verduras y frutas en bolsitas y cuando voy a comprar la mercadería tengo que andar alzando las cajas y los sacos, eso me afecta mucho”, dijo.

Aun así, ella no se deja vencer por la adversidad y decidió que ni el dolor ni las pesadillas provocadas por el accidente la iban a detener.

“Yo le doy tantas gracias a Dios porque aún nos tiene aquí y porque a mi mamá no le pasó nada más allá de unos golpecitos, esa es la mayor bendición de todas”.

La señora dijo que su mamá volvió a visitarla a finales del año pasado y al preguntarle si quería ir a pasear a algún lado doña Rosa le respondió que prefería quedarse en la casa o andar cerquita de la familia.

“Ella quedó traumada y ya no le gusta salir mucho”, finalizó Gray.