Rocío Sandí.30 marzo

Un hombre de apellido Wilson, de 22 años, se puso violento con su hermana y empezó a agredirla.

El suceso ocurrió este viernes a las 10 de la noche en la urbanización Cristal, en Pavas, San José, cerca de la empresa Demasa.

El hombre enfrentará cargos por agredir a la hermana y por matar el perro de ella. Foto: MSP.
El hombre enfrentará cargos por agredir a la hermana y por matar el perro de ella. Foto: MSP.

El hombre estaba tan enfurecido que luego de golpear a su familiar en varias ocasiones, la agarró contra el perrito de su hermana al que mató y le hizo un hueco en el pecho para sacarle el corazón y salir huyendo del lugar.

El Ministerio de Seguridad Pública (MSP) informó que cuando los uniformados llegaron vieron que la afectada tenía varias lesiones superficiales que fueron atendidas en el lugar y que por dicha no ameritaron que la trasladaran a un centro médico.

Los oficiales iniciaron un operativo de búsqueda contra el sospechoso y este sábado en la madrugada fue detenido cerca del sitio donde se dieron los ataques.

Wilson fue llevado a las oficinas del Ministerio Público donde fue indagado por cargos de agresión doméstica debido a los golpes que le dio a la hermana y además por el maltrato animal que cometió al matar el peludito de esa forma tan salvaje. Las autoridades informaron que luego de unas horas él fue dejado en libertad y sin medidas cautelares.

Él no tiene antecedentes penales ni era conocido por protagonizar episodios violentos en la casa.

El matar un animal conlleva a una pena de seis meses hasta tres años de prisión. Foto: Luis Navarro / Fines ilustrativos.
El matar un animal conlleva a una pena de seis meses hasta tres años de prisión. Foto: Luis Navarro / Fines ilustrativos.
Podría pagar con cárcel

En cuanto a la muerte del perrito la nueva Ley de Bienestar Animal señala que serán sancionados con una pena de seis meses hasta dos años de cárcel quienes causen un daño a un animal que lo debilite en su salud o implique la pérdida de un sentido, órgano, miembro o le cause sufrimiento intenso y agonía prolongada.

Por su parte, en caso de muerte, como sucedió en este caso, contempla una pena de seis meses hasta tres años de prisión para quien la provoque directa o indirectamente.

Las autoridades hacen un llamado a la población para que si alguna persona escucha o ve algún tipo de agresión llame lo antes posible al 911 para denunciar la situación, ya que la atención oportuna de los oficiales puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.