Rocío Sandí.12 febrero

El hombre de apellidos Guadamuz Blandón que trató de incendiar la casa en la que estaban su esposa y sus dos hijos ya está tras las rejas.

La detención se dio el jueves pasado, según un comunicado que envió la Fiscalía este martes.

La salvajada se dio en Quebrada Grande de Mayorga, en Liberia, Guanacaste.

Guadamuz fue llevado a las oficinas del Ministerio Público. Foto: MSP.
Guadamuz fue llevado a las oficinas del Ministerio Público. Foto: MSP.

Al parecer hombre discutió con su esposa y la amenazó con quemar la casa en la que viven con sus dos hijos de seis y 10 años, pero luego jaló.

Luego del pleito la mujer se acostó a dormir y horas después Guadamuz regresó a la casa bien borracho. Él aprovechó que la compañera no se dio cuenta que había llagado y roció con gasolina la casa y la cama donde ella dormía.

Luego de prender el lugar, el hijo mayor de la mujer se dio cuenta de lo que estaba pasando y despertó a la mamá. Ella empezó a luchar para apagar la humilde vivienda de madera y se quemó las manos y los pies.

Los vecinos se dieron cuenta de lo que pasó y llamaron a los oficiales de la Fuerza Pública, quienes detuvieron a Guadamuz y lo llevaron a las oficinas del Ministerio Público. Luego de una audiencia de solicitud de medidas cautelares al sujeto le impusieron tres meses de prisión preventiva.

La esposa del hombre sufrió quemaduras en las manos y los pies al tratar de apagar el fuego. Foto: MSP.
La esposa del hombre sufrió quemaduras en las manos y los pies al tratar de apagar el fuego. Foto: MSP.

Al final la humilde vivienda de madera sufrió solamente daños en una pared.

24 femicidios ocurrieron el año pasado en Costa Rica
Drogas producen más violencia

Kattia Solís, sicóloga del departamento de Violencia de Género del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), asegura que las borracheras aumentan los problemas en los hogares.

“El abuso del alcohol y las drogas, por ejemplo, podría aumentar el riesgo de agresión contra las mujeres; la inseguridad ciudadana también, además el aislamiento, es decir, la lejanía de las familias de las redes de apoyo“, detalló.

Por su parte la sicóloga Elena Alvarado explicó la reacción que causa el alcohol en la gente violenta.

“Solo el hecho de tomar alcohol altera el sistema nervioso central de las personas y eso les da a las personas una especie de ‘valor’ para hacer cosas como buscar pleito o agredir a las personas más vulnerables”, detalló.

El alcohol causa que los agresores se atrevan a hacer más daño. Foto: Grupo Nación.
El alcohol causa que los agresores se atrevan a hacer más daño. Foto: Grupo Nación.

Las autoridades piden a la población denunciar cualquier hecho de violencia doméstica al 911, ya que ignorar una agresión de estas podría cobrar la vida de una o más personas.

Las personas que sufren maltrato en sus hogares pueden denunciarlo ante cualquier Fiscalía del país y pedir medidas de protección que resguarden su vida.

Según las estadísticas del Inamu, durante el 2018 fueron 24 las mujeres que murieron a manos de sus compañeros sentimentales o exparejas; en el 2017 se dieron 26 femicidios, misma cantidad que en el 2016.

“Es importante que si usted escucha un ataque llame de inmediato al 911 para que ellos envíen la Cruz Roja, la Fuerza Pública y nos informen a nosotras sobre el hecho para que podamos comunicarnos y darle a los afectados asesoría sobre el tema”, Kattia Solís, sicóloga del Inamu