Sucesos

Así ‘operaba’ profesor de baile condenado por relaciones sexuales con menores

Bailarín pasará los próximos 15 años encerrado

EscucharEscuchar

Ganarse la confianza de la víctima, hacerse pasar por un amigo y luego lesionar la autoestima de las menores de edad era el modus operandi del profesor de baile Castillo Granados condenado por mantener relaciones sexuales con una menor edad, quien era su alumna.

El hombre, de 45, años fue sentenciado la mañana de este martes 2 de noviembre en el Tribunal Penal de Pavas a 44 años de cárcel readecuados a 15 años de prisión por 10 relaciones sexuales con una adolescente.

La jueza Maybell Chevez comparó la manera de actuar de Castillo con el término de ‘fraguar’ en construcción, como un proceso de moldeado, adopción de forma que supuestamente hizo el condenado.

“Usted perfeccionó, detalló, cuidó, endureció poco a poco durante mucho tiempo un plan, el cual ponía en ejecución, en este caso en particular, lo puso en ejecución con (la menor)”, dijo la jueza Chevez.

La jueza no descarta que Castillo también haya operado de la misma manera con otras menores.

“Este tribunal pudo constatar que usted tenía un plan perfectamente acabado que reiteraba y que reiteraba su momento con personas menores de edad. Sin embargo, los hechos acusados en este momento son, en el caso de (una menor). Este plan no era un plan aleatorio, era un plan estructurado, como se lo indicó, que tenía una serie de etapas.

“Había una primera etapa que era que usted se hacía pasar como un amigo de la menor de edad, ese era definitivamente, sin lugar a dudas, su modus operandi, el cual efectivamente es coincidente con el indicado con los testigos, pero además usted aísla en ese momento a la que usted consideraba su presa”, afirmó la jueza.

Agregó que Castillo le prometió a la víctima que cuando ella fuera mayor de edad él se separaría de su esposa, también una reconocida bailarina, para casarse y ponerse una academia de baile con la víctima.

Además de promesas también llevaba a la víctima a sentirse mal por su físico.

“¿Y cómo lo hace? Celándola, indicándole que no es lo suficientemente buena y que en alguna medida debe agradecer que usted se fijó en esa persona y así usted lo hizo con (la menor), primero, lesionando su autoestima y esa lesión de autoestima implicaba, entre otras circunstancias, decirle que estaba gorda, que tenía que bajar de peso, pero además que no tenía amigos porque los amigos estaban con ella por el dinero. Ese era el segundo factor de ese plan, aislar a la presa”, manifestó la jueza como actuaba Castillo Granados.

Los hechos ocurrieron entre el 2013 y el 2017 cuando la víctima tenía entre 13 y 17 años y asistía a las clases de Granados en una academia de baile ubicada en Escazú.

Alejandra Morales

Alejandra Morales

Bachillerato en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo en la UAM. Con experiencia en temas de sucesos y judiciales.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.