Sucesos

Asistente de pacientes que murió en vuelco de ambulancia vivía enamorada de su nietito

Lizeth Sandí tuvo la oportunidad de celebrarle el cumpleaños a su hijo antes de que ocurriera el trágico accidente

Dos funcionarias del hospital de San Vito mueren en vuelco de ambulancia en El Guarco de Cartago. Foto cortesía San vito Televisión.

Lizet Sandí Solano, de 51 años, vivía una de las etapas más felices de su vida gracias a la llegada de su primer nietito, al que amaba.

“Ella estaba muy contenta por haberse convertido en abuela, ese chiquito era el amor de su vida”, dijo Sonia Sandí, hermana de Lizet.

Lamentablemente “Tita”, como le decían sus seres queridos, solo pudo disfrutar de ese bebito siete meses porque la noche de este lunes11 de octubre perdió la vida de forma trágica cuando la ambulancia en la que viajaba se salió de la calle y volcó.

Tenía 30 años de trabajar como asistente de pacientes en el hospital de San Vito y fue una de las dos víctimas mortales de ese accidente ocurrido en El Empalme, en San Isidro de El Guarco, Cartago.

En el percance también perdió la vida Lilliam Montoya Madrigal, de 53 años y quien durante 12 años trabajó como enfermera en el mismo centro médico del sur del país.

Cuando el accidente ocurrió las dos funcionarias iban en la parte trasera de una ambulancia privada junto a una paciente de 74 años contagiada de covid-19 a quien llevaban al CEACO, en La Uruca.

Al parecer, el chofer de la ambulancia, de apellido Ortiz, perdió el control en una curva y esto causó el vuelco.

Sandí y Solano murieron en el lugar y el chofer, la paciente y una doctora apellidada Gurdián (que iba en el asiento del acompañante) fueron llevados al hospital Max Peralta, en Cartago.

“La doctora fue egresada anoche (lunes), la paciente fue traslada al hospital Rafael Ángel Calderón Guardia y el conductor se mantiene hospitalizado estable en el centro médico de Cartago”, informó el hospital de Cartago.

Entregada en cuerpo y alma

Doña Sonia contó que su hermana Lizeth era muy especial, siempre se caracterizó por la pasión que sentía por ayudar a los demás. Estar en el hospital era para ella mucho más que un trabajo.

“Siempre fue entregada a su trabajo en cuerpo y alma, adoraba ese trabajo. Decía que cuando se iba para el hospital dejaba todas sus cargas en la casa y trabajaba tranquila.

“Hace poco me dijo que ya casi se pensionaba, pero que no sabía qué iba a hacer, que le iba a hacer falta el trabajo. Ella salía a vacaciones y pasaba deseando que se le acabaran los días para reincorporarse al trabajo”, contó la hermana.

Además la describió como madre y abuela ejemplar, siempre estaba pendiente de toda su familia.

Dice Sonia que, afortunadamente, su hermana tuvo la dicha de festejar hace poco el cumpleaños de su hijo.

“Su hijo cumplió 23 años el sábado pasado y ella estaba tan contenta. Me contó que le compró un quequito y le pagó a hacer un picadillito y que él estaba demasiado contento porque ahora tiene un bebé, entonces ella pudo compartir con la nuera, con mi sobrino y con el bebé”.

Dos funcionarias del hospital de San Vito mueren en vuelco de ambulancia en El Guarco de Cartago. Foto cortesía San vito Televisión.


—  "Como madre fue excelente, ella trabajó todos estos años por su hijo, su hijo siempre fue el timón de su vida", dijo Sonia Sandí, hermana de Lizbeth Sandí.

Muy valiente

La hermana de la asistente contó que esta no era la primera vez que Lizet viajaba en una ambulancia para acompañar a un paciente con covid-19 hasta el CEACO.

“La semana pasada como tres o cuatros veces tuvo que hacer traslados, siempre que salía a eso me mandaba un mensaje: ‘Sonia, voy para un traslado con un paciente de covid’, porque ella sabía cómo me ponía yo. Igual le daba la bendición y luego la llamaba para preguntarle si ya había llegado”.

Sonia recibió el último mensaje de su hermana a las 3:45 de la tarde de este lunes, pocos minutos antes de que la ambulancia saliera del hospital de San Vito, comunidad en la que vivía.

“Una nuera me llamó para decirme lo del accidente y fue cuando me acordé que Tita andaba en un traslado, ya luego una enfermera de Golfito me llamó y me dijo que le dolía mucho decirme que mi hermana fue una de las dos fallecidas”.

Pese al dolor, Sonia dijo que se siente orgullosa de su hermana y de todo lo que hizo, por eso siempre la recordará con un gran amor.

Una luchadora

Lilliam Montoya también es recordada por sus seres queridos como una mujer de gran corazón y con un don para cuidar y atender a los demás.

Así lo contó Ana Yancy Fallas, esposa de un primo de la señora y que la conocía desde hace más de 15 años.

Dos funcionarias del hospital de San Vito mueren en vuelco de ambulancia en El Guarco de Cartago. Foto cortesía San vito Televisión.

“Ella siempre fue una luchadora, su sueño siempre fue ser enfermera, recuerdo que trabajó en un montón de cosas para poder pagarse la carrera”.


—  “Hay personas que son como una hermosa luz que ilumina a los demás y les alegra la vida, Lilliam era así”, dijo Ana Yancy Fallas, allegada.

La describió como una mujer que amaba intensamente la vida y a la que muy pocas veces se veía triste o enojada.

“Ella amaba sobre todas las cosas a la mamá y a su hijo, siempre la veía uno con la mamá para arriba y para abajo, era inseparable, y del hijo ni te digo, ella vivía enamorada de él”.

Ana Yancy Fallas dijo que para ella y para toda la familia fue un golpe durísimo enterarse de cómo murió Lilliam.

“Cuando dijeron que los fallecidos eran del Hospital de San Vito yo pensé en llamar a Lilliam, pero no lo hice porque no pensé que fuera ella, luego nos enteramos de la verdad, fue algo terrible”.

Los cuerpos de las dos abnegadas funcionarias fueron llevados este martes por la tarde al hospital de San Vito, donde les hicieron un merecido homenaje.