Silvia Coto.21 octubre

Durante casi una hora los vecinos del Bajo de la Puñalada, en Sagrada Familia, vivieron momentos de angustia total este lunes entre las 3 y las 3:45 de la madrugada.

En ese barrio del sur de San José, un grupo de hombres disparó a lo largo de una calle, pero cuando los agentes del OIJ llegaron a atender el hecho solo encontraron siete casquillos de bala de armas AK-47 y calibre 0.40.

Durante una hora se dio la balacera y hasta a la Policía le dispararon los sospechosos Foto: Pegando Porte
Durante una hora se dio la balacera y hasta a la Policía le dispararon los sospechosos Foto: Pegando Porte

Debido a la voladera de plomo, una muchacha de 16 años fue alcanzada por una bala perdida, que le dio en el abdomen mientras se encontraba dentro de su vivienda, tratando de ponerse en sitio seguro.

Los oficiales tomaron todas las entrada al Bajo de La Puñalada. Foto de Jorge Castillo
Los oficiales tomaron todas las entrada al Bajo de La Puñalada. Foto de Jorge Castillo

Los cruzrojistas tuvieron que esperar hasta que la zona estuviera segura para trasladar a la menor de edad hasta el Hospital San Juan de Dios, donde la operaron. La herida era delicada, pero en el centro médico informaron que se encontraba estable.

En la zona según las autoridades se disputan a diario dos bandas. Foto de Jorge Castillo
En la zona según las autoridades se disputan a diario dos bandas. Foto de Jorge Castillo

Algunos vecinos de la zona de la balacera dijeron que los hombres que dispararon eran entre cuatro y seis. Pero era complicado ver porque las luces del alumbrado público ya no existen. Según la Policía, han sido destruidas por delincuentes.

Llamadas al 911 informaron que la voladera de bala se oía perfectamente desde barrio Cuba y Hatillo, donde temieron que alguna bala perdida le diera a una persona inocente.

Según el reporte preliminar de las autoridades seis casas del Bajo de la Puñalada resultaron con tiros.

Policía tienen tomado el Bajo de La Puñalada en Sagrada Familia por balacera que duró una hora está madrugada y dejó una joven herida.

Posted by La Teja on Monday, October 21, 2019
Mejor salieron

A unos 100 metros de donde ocurrió la terrible balacera hay una caseta de la Fuerza Pública, pero como el número de oficiales que había en el momento era insuficiente ellos no pudieron intervenir y les tocó esperar la llegada de refuerzos.

Rándall Picado, director de la Fuerza Pública de San José, lo explicó así: “Los sospechosos se aprovecharon para hacer el tiroteo a esa hora, que es cuando la presencia policial se debilita, para disparar contra las casas, negocios e inclusive los policías que llegaron a atender la situación. En este caso se requería de las fuerzas especiales de la Fuerza Pública (GAO y Linces) para enfrentar a los sospechosos”.

La intervención de esas fuerzas no dejó detenidos.

Desde el momento en que se inició la balacera los vecinos ya no pudieron dormir. Algunos se refugiaron donde mejor pudieron y otros más bien salieron.

“Hicieron la balacera, nos robaron la mínima paz que tenemos y hasta los casquillos se llevaron”, dijo un vecino.

Dos bandas se pelean territorio

Suceso ocurre a las 3 de la mañana, es una balacera que se da durante una hora completa.

FUENTE: MSP Y OIJ.    || J.C. / LA TEJA.

“Aquí todos los días hay bala, en algunos momentos se escucha un par de balazos, en otros momentos son hasta una docena, pero lo de esta madrugada ya fue demasiado. No puedo siquiera calcular la cantidad de balazos que sonaron, yo vivo solo aquí en un cuartito y cuando empecé a escuchar los balazos me tiré debajo del colchón y solo me repetía ‘ya casi va a pasar, ya casi va a pasar’.

"Uno vive aquí por necesidad, pero los balazos paraban y volvían a empezar, yo pensaba que cuando saliera de la casa iba a encontrarme un montón de personas muerta o heridas, eso sonaba como ametralladora, fueron como cincuenta minutos así”, dijo un vecino de apellido Lizano y que vive en el lugar desde hace cuatro años.

Lizano asegura que cuando ya llevaba como 30 minutos tirado decidió asomarse con mucha prudencia por una ventana.

Las fuerzas especiales de la Policía llevan días de estar haciendo operativos en ese barrio a cada rato. Foto: Silvia Coto
Las fuerzas especiales de la Policía llevan días de estar haciendo operativos en ese barrio a cada rato. Foto: Silvia Coto

“En ese momento se escuchaban hasta gritos dentro de unas casas. Yo veía como las luces de las patrullas a lo lejos y se veían en la calle como siluetas, incluso el vecino de la par de mi casa agarró a la esposa y a los hijos y salió porque las balas ya habían entrado a su vivienda y en una casa de madera una sola bala puede hacer una tragedia. En la mañana me lo topé y me contó que caminó casi un kilómetro y medio para poner a salvó a los chiquitos y que hoy (este lunes) va jalando de aquí porque sabe que esto se va poner peor”, añadió Lizano.

Sobre la poca presencia de casquillos en la calle afirmó: “dicen que unos de esos hombres disparaban y otros recogían los casquillos”.

Los vecinos no podían creer este lunes la noche que pasaron. Foto: Silvia Coto
Los vecinos no podían creer este lunes la noche que pasaron. Foto: Silvia Coto

Una vecina comentó que apenas la balacera pasó ella salió de su casa y en ese momento pudo ver cómo sacaban de la casa a la muchacha de 16 años a la que le dio la bala perdida.

“Esa gente (los que dispararon) nada más hizo el daño porque aquí nadie se mete con ellos, esa chiquilla ningún daño le hacía a nadie. Pensé que iban a sacar a muchos heridos de aquí, mi casa es de cemento y yo, estando como a doscientos metros, me metí al baño con la familia y esperamos a que los policías tuvieran esto controlado”, dijo la mujer.

El OIJ indicó por medio de la oficina de prensa que lo ocurrido, según la investigación inicial, sería por una disputa de territorio por venta de drogas.

7 casquillos encontró el OIJ.

Un vecino que pidió no ser identificado dijo que el pleito fue entre la banda del Bajo de La Puñalada y una conocida como la de La Cuesta.

“Aquí la Policía viene a hacer el papel, creen que detienen a un par y ya esto se calma, esto es diario. Los muchachos de esas bandas se topan y se vuelan bala para amedrentarse, no sabemos cómo en esos encontronazos no se han matado, lo injusto es que ya empezaron a atacar a los más inocentes, que somos los vecinos que queremos vivir en paz. La guerra aquí ya está desatada”, dijo el hombre.

Sin embargo, Randall Picado ellos –como policía– creen que la balacera fue para callar a los vecinos pues en el último mes los oficiales han realizado varios operativos e incluso detuvieron a dos cabecillas de bandas de la zona.

“Quebraron los fluorescentes de la calle y empezaron a disparar con armas de grueso calibre contra la casas”, dijo.

Picado aseguró que aunque la situación es preocupante en Sagrada Familia también tienen otras zonas con mayores problemas en Alajuelita y en Aguantafilo y que no piensan disminuir, en Sagrada, los operativos con las fuerzas especiales.

Se llevaron los casquillos

Le consultamos al criminólogo Gerardo Castaing sobre lo ocurrido en Sagrada Familia y dijo que desde hace 40 años en esa zona ya hay problemas de tráfico de drogas.

“En estas zonas se dan dos panoramas: uno es que los narcos traten bien a los vecinos y el otro que recurran a constantes amenazas. Hace años mataron ahí a un policía en la caseta para robarle el arma, ya ha existido el irrespeto a la autoridad, pero el nivel de violencia ha ido aumentando a extremos”, dijo.

El experto asegura que lo ocurrido durante la madruga de este lunes se pudo deber a una disputa entre los dos grupos narcos que las autoridades tienen identificados, pero también pudo tratarse de una advertencia a los vecinos o incluso un problema interno de una banda.

Sobre los pocos casquillos encontrados en la calle, Castaing dice hay casos en los cuales las bandas los recogen y se los llevan para que el OIJ tenga menos evidencia contra ellas.

“Es necesario que la policía haga un plan a largo plazo. En estos grupos, aunque los líderes caigan presos siempre hay segundos a cargo o incluso líderes que dan órdenes desde la prisión”, dijo el criminólogo.

El OIJ está tratando de identificar a los sospechosos de la voladera de plomo.