Adrían Galeano Calvo.16 enero
El PANI visitó esta casa en agosto de 2018 por denuncias de maltratos al hermanito mayor de la chiquita ahora falecida. Foto Alonso Tenorio
El PANI visitó esta casa en agosto de 2018 por denuncias de maltratos al hermanito mayor de la chiquita ahora falecida. Foto Alonso Tenorio

La Policía Judicial confirmó este jueves que la chiquita de 4 añitos que fue encontrada sin vida dentro de su casa en Alajuela fue asesinada.

Wálter Espinoza, director del OIJ, explicó que la autopsia realizada al cuerpo de la menor reveló que la niña falleció producto de graves lesiones internas.

“Por ahora lo que podemos señalar es que la manera de muerte de la menor es homicidio, que se detectaron fuertes lesiones y laceraciones (ruptura de tejidos) en el hígado y el corazón, las cuales provocaron hemorragias internas y el fallecimiento de la menor”, detalló Espinoza.

Aparentemente la chiquita vivió un verdadero infierno en esa casa, ubicada en Tuetal sur de Alajuela, pues los forenses encontraron marcas que los hacen presumir que la niña era agredida desde hace bastante tiempo.

“Además, la realización de la autopsia permitió establecer y comprobar la existencia de múltiples golpes y lesiones en prácticamente todo el cuerpo, algunas recientes y otras antiguas de diferente dimensión, pero de manera categórica la forma de muerte es compatible con el síndrome de niño agredido”, explicó Espinoza.

A raíz de los resultados obtenidos en la autopsia, la madre de la niña, de apellido Mejía y de 34 años, así como su padrastro, apellidado Herrera y de 18 años, serán investigados por un delito de homicidio.

Terrible error

Este miércoles se dio a conocer que el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) conocía la situación de violencia que se vivía en esa casa desde agosto de 2018.

“La familia había sido intervenida por un hermanito y la mamá fue a una academia de crianza y había hecho todos los cursos. El reporte era claro en que había que actuar inmediatamente”, dijo Patricia Vega, presidenta ejecutiva del Pani.

Vega indicó que el terrible error fue cometido por una funcionaria, la cual fue despedida este jueves, que no clasificó el caso dándole la urgencia de atención que realmente merecía.

El abuelo de la niña, quien trabaja como taxista, la encontró sin vida en la sala de la casa. Foto Alonso Tenorio
El abuelo de la niña, quien trabaja como taxista, la encontró sin vida en la sala de la casa. Foto Alonso Tenorio

“El reporte decía que había un tema de violencia intrafamiliar y que la menor de edad estaba en riesgo, vulnerable a ser agredida, era una alerta demasiado clara", indicó.

"Esa es precisamente la frustración que uno siente porque no ven (la funcionaria) la gravedad del reporte, esa niña podría seguir viva”, dijo Patricia Vega, presidente ejecutiva del PANI.

Aunque la funcionaria, cuya identidad no se dio a conocer, fue despedida esto no la salvaría de ser investigada en una causa penal por su posible responsabilidad en la muerte de la niña.

“La Fiscalía Adjunta de Alajuela confirmó que abrirá una investigación en relación con la actuación del Patronato Nacional de la Infancia en este caso; como parte de esta causa se buscará determinar quién o quiénes serían las personas imputadas”, informó el Ministerio Público.

Este caso fue el detonante que provocó la renuncia de Vega, la ahora exministra le presentó la renuncia al presidente de la República, Carlos Alvarado, y se hizo pública la mañana de este jueves.

Sopapeado

Antes de ser llevado a una audiencia de solicitud de medidas cuatelares, el padrastro de la chiquita se llevó una buena sopapeada dentro de una celda de la Policía Judicial.

El ataque ocurrió este jueves a las 11 de la mañana en la sede del OIJ de Alajuela, en donde Herrera permanecía detenido desde la tarde del miércoles.

Según confirmó la oficina de prensa del OIJ, el sospechoso se encontraba junto a otros hombres, pero la bronca se armó cuando los agentes llevaron a un segundo grupo de detenidos a esa misma celda.

“Una de esas personas lo conocía (a Herrera) y esta situación, que no era conocida por lo agentes, fue aprovechada por el sujeto para agredirlo”, informó la Policía Judicial.

Según las autoridades, Herrera sufrió golpes leves durante el ataque, como una cortada en la frente, por lo que no tuvo que ser llevado a un centro médico, unicamente lo pasaron a una celda aislada.

Luego de la vapuleada, el padrastro y la mamá de la niña fueron llevados al Juzgado Penal de Alajuela, donde el Ministerio Público consiguió que les recetarán seis meses de prisión preventiva mientras son investigados.

La Teja le consultó al PANI si los hermanitos de la niña, de 12 y 6 años, permanecían bajo la custodia de la institución o si fueron entregados a un familiar, pero no se obtuvo ninguna respuesta.