Adrían Galeano Calvo.13 agosto
López fue capturado por huir de un operativo de carretera en Escazú. Foto PM de Escazú.
López fue capturado por huir de un operativo de carretera en Escazú. Foto PM de Escazú.

Las autoridades le pusieron fin a la fiesta que se tenía José Efraín López Mendoza, un supuesto narco tico conocido como “M1” y quien era buscado por el FBI y la Administración para el Control de Drogas (DEA) de los Estados Unidos.

López fue capturado por la Policía Municipal de Escazú y el OIJ la tarde de este martes cerca de Multiplaza, sobre la carretera que comunica San José con Caldera (ruta 27).

De acuerdo con la Policía Judicial los hechos ocurrieron luego de que López, quien viajaba en un pick up junto a otro hombre y una mujer, huyó de un operativo en carretera que realizaban los municipales.

De inmediato los uniformados emitieron una alerta a todas las autoridades para que ayudarán en la detención del chuzo, afortunadamente un grupo de agentes del OIJ se encontraba cerca del lugar, por lo que se metieron en el camino del bicho y lograron detenerlo.

López cambió su apariencia luego de que el OIJ publicó una foto suya Foto cortesía.
López cambió su apariencia luego de que el OIJ publicó una foto suya Foto cortesía.

Los investigadores no reconocieron de buenas a primeras a M1, pues cambió por completo su apariencia con respecto a la foto que tenía el OIJ, ya que además de dejarse crecer la barba se tiñó el pelo macho.

Además, López andaba vestido como todo un empresario, con un elegante saco azul y con varias cadenas de oro bastantes gruesas.

El OIJ confirmó que las dos personas que viajaban con M1 fueron dejadas en libertad, pues solo el bicho contaba con una orden de captura internacional emitida por el FBI.

López era buscado por las autoridades desde el pasado mes de abril, luego de que el OIJ desmanteló su banda, la cual se hacía llamar Movimiento Revolucionario de Crimen Organiza (Moreco).

Según la Policía Judicial la banda se dedicaba a mover grandes cargamentos de cocaína escondidos en chatarra hasta Guatemala, Estados Unidos y México, países en los que tenía contactos con otros grupos criminales.