Edgar Chinchilla.2 septiembre, 2019
Varias personas trataron también de ayudar al niño. Foto: Edgar Chinchilla
Varias personas trataron también de ayudar al niño. Foto: Edgar Chinchilla

Un hecho inusual atendieron los bomberos de Ciudad Quesada la mañana de este lunes, cuando a un niño se le quedó la cabecita atrapada en una reja de la catedral.

El niño de 6 años jugaba en las cercanías de la catedral de San Carlos, cuando como parte del juego el menor metió la cabeza en una verja y no pudo sacarla pese a que hizo varios intentos.

El menorcito empezó a llorar y pegar gritos para que le ayudaran. Las verjas de la iglesia están nuevas pues hace poco empezaron a cerrar los alrededores del templo con estas. No trascendió si el niño andaba con alguno de sus padres o con un cuidador.

El pequeño estaba jugando cuando metió la cabeza en la reja. Foto: Edgar Chinchilla
El pequeño estaba jugando cuando metió la cabeza en la reja. Foto: Edgar Chinchilla

El hecho ocurrió a las 11:20 a.m, al costado norte del templo, varias personas trataron de ayudar al pequeñito pero fue imposible, por lo que varias llamadas al 911 alertaron a los bomberos que enviaron una unidad extintora.

El bombero Gilberth Vargas explicó que debieron usar equipo especial para abrir la verja y poder liberar la cabeza del menor, los apaga fuegos duraron menos de cinco minutos en el rescate.

“El menor estaba en buenas condiciones de salud, lo atendimos pero no fue necesario trasladarlo a ningún centro médico”, dijo Vargas.