Adrían Galeano Calvo.11 noviembre, 2020
El brasileño Daniel Piñar Sena tenía cinco años de vivir en Costa Rica. Foto cortesía María Alejandra López.
El brasileño Daniel Piñar Sena tenía cinco años de vivir en Costa Rica. Foto cortesía María Alejandra López.

Uno de los sueños del brasileño Daniel Piñar Sena, de 33 años, era seguir los pasos de su padre y convertirse en ginecólogo. Para lograrlo solo le faltaba un año de estudio.

Daniel perdió la vida el lunes debido a una puñalada en el pecho. Se la dieron por defender a un amigo que, aparentemente, fue atacado por dos hermanos cubanos de apellidos Ávalos Pérez.

El hecho ocurrió a las 8:30 de la mañana del lunes en Mercedes Norte de Heredia, frente a la verdulería de un amigo de Piñar y donde había trabajado uno de los sospechosos del crimen.

María Alejandra López, esposa de Daniel, contó que él se hizo muy amigo del dueño de la verdulería porque un año atrás abrió el lavacar Felipe, a pocos metros de la venta de frutas y verduras.

“Él siempre estaba feliz, con una gran sonrisa y siempre estaba dispuesto a ayudar a los demás. Era una persona con un carisma impresionante, se hacía querer por todo el mundo”, dijo la esposa.

Ella recordó que Daniel ayudó tiempo atrás al sospechoso de acabar con su vida y le dio trabajo en su lavacar.

“Atendía a los clientes con el mayor de los gustos, siempre con una sonrisa, tener ese lavacar fue uno de sus sueños desde que llegó a Costa Rica”, dijo María Alejandra López, esposa de Daniel.
Salió a defenderlo
El homicidio ocurrió a las 8:30 de la mañana del lunes en Mercedes Norte de Heredia. Foto: Víctor Fernández
El homicidio ocurrió a las 8:30 de la mañana del lunes en Mercedes Norte de Heredia. Foto: Víctor Fernández

María Alejandra contó que el problema entre los hermanos y el dueño de la verdulería se habría dado porque los hermanos estuvieron bebiendo durante la noche del domingo y el que trabajaba en el negocio no se presentó a tiempo el lunes.

“El dueño los regañó y les dijo que estaban tomados, que mejor se fueran, llamó a la policía y tuvieron que irse. Luego de eso Daniel llegó a la verdulería y en ese momento regresaron con ganas de pelear con el dueño, pero como era amigo de Daniel, él no iba a permitir que le hicieran daño”, contó Alejandra.

Al parecer, los hermanos se le fueron encima al verdulero y Daniel entró a defenderlo. Logró golpear a uno de los hermanos, pero al darse vuelta fue atacado por el otro, quien le clavó un puñal en el pecho.

Los hermanos Ávalos huyeron, pero fueron detenidos muy cerca por oficiales de la Policía Municipal de Heredia.

Terrible noticia

Dice María Alejandra que la noticia de la muerte de su esposo le llegó pocos minutos después de ocurrido el ataque. Ella no podía creerlo porque Daniel nunca fue una persona problemática o de andar metido en pleitos.

"Él era muy puntual para levantarse e irse a trabajar, pero ayer (lunes) no se quería despertar, fui yo quien lo despertó. Lo último que hablamos fue de que había que pagar el internet.

Daniel vivía enamorado de su pequeño hijo Felipe, de 2 años. Foto cortesía María Alejandra López.
Daniel vivía enamorado de su pequeño hijo Felipe, de 2 años. Foto cortesía María Alejandra López.

“Al rato llegó el administrador del lavacar, pensé que me había traído el recibo del internet, pero solo me dijo: 'acaban de matar a Daniel’. Me lo soltó así y yo le decía que no era posible”.

La esposa se puso la ropa que tenía más cerca y salió en busca de su esposo, pero cuando llegó ya era demasiado tarde. Ni siquiera le permitieron acercarse al cuerpo.

“Lo que más nos tiene indignados es que la Policía estaba ahí, ellos tuvieron que haberlo auxiliado y llevarlo al hospital. Daniel estuvo diez minutos agonizando y la ambulancia llegó veinte minutos después”, afirma.

Muy amoroso

Daniel llegó a Costa Rica hace cinco años para estudiar Medicina y continuar con el legado de su padre, Elvin Piñar, un médico costarricense muy conocido en la comunidad de Arapiraca, en el estado de Alagoas.

“Como el papá es ginecólogo en Brasil creo que el sueño de él era que Daniel recibiera esa clínica que tienen allá”, dijo la esposa.

María Alejandra y Daniel se conocieron aquí y producto de su relación nació Felipe, hoy de 2 años.

Daniel tenía dos hijas en Brasil, una de 7 años y otra de 14.

"Voy a extrañar lo amoroso que era con todo el mundo, conmigo, con toda mi familia, siempre fue un esposo muy lleno de amor.

María Alejandra recordará a su esposo como un hombre amoroso al que le encantaba sonreír. Foto cortesía María Alejandra López.
María Alejandra recordará a su esposo como un hombre amoroso al que le encantaba sonreír. Foto cortesía María Alejandra López.

“Él tenía demasiados amigos, sobre todo porque era un brasilero amante del fútbol, eso hizo que conociera muchas personas y se ganara su cariño”, añadió la esposa.

Gran papá

Daniel también será recordado por sus seres queridos como un hombre que amaba a su familia y a su pequeño hijo.

"Mi hijo no podría haber tenido un mejor papá, definitivamente fue el papá más entregado del mundo, él era como otra mamá.

“Incluso me enseñó a cambiar un pañal, siempre estaba pendiente de él (Felipe) y le inculcaba mucho el fútbol, ese niño ama el fútbol tanto como su papá”.

María Alejandra espera que las autoridades hagan justicia.

“No le deseo el mal a nadie, lo único que pido es que paguen por lo que hicieron, el tiempo que les den nunca va a ser suficiente porque no me lo van a devolver, ellos no saben que dejaron a tres niños sin papá, una esposa sola y a unos papás que están destruidos por su muerte”.

En cuanto a los hermanos, la Fiscalía Adjunta de Heredia informó este martes que ambos deberán cumplir tres meses de prisión preventiva mientras son investigados por el homicidio.