Alejandra Portuguez Morales.30 agosto

Un casco y un foco desaparecieron de la estación de Bomberos de barrio México, en San José, como si se tratara de un acto de magia.

Las autoridades presumen que se los robaron, por lo que le piden ayuda a la ciudadanía para dar con estos instrumentos de trabajo.

No es que el casco y el foco sean caros, pero tienen un valor incalculable para Allan Ramos, un bombero voluntario y paramédico desde hace 21 años, quien además es el capitán de bomberos voluntarios de barrio México.

El casco es muy significativo porque lleva las marcas de las emergencias que ha atendido. Foto: Bomberos
El casco es muy significativo porque lleva las marcas de las emergencias que ha atendido. Foto: Bomberos

El casco se ve golpeado y sucio, pero estas marcas son las cicatrices de trabajo de estos héroes al atender cada emergencia.

La última vez que Ramos tuvo todo su equipo de protección completo fue el viernes 21 de agosto, cuando dio servicio voluntario. Incluso, ese día fueron a Cristo Rey atender una emergencia y cuando regresó dejó el equipo en el perchero de la estación, donde siempre lo ponen, para que sea más rápido de agarrar y llevar cuando salen a atender un incidente.

Este viernes 28 de agosto nuevamente fue a brindar el servicio y se percató que le faltaba parte de su equipo.

Este equipo de protección le pertenecen al bombero y paramédico Allan Ramos. Foto: Bomberos
Este equipo de protección le pertenecen al bombero y paramédico Allan Ramos. Foto: Bomberos

“Le pregunté a un compañero permanente y al jefe de la estación por el casco, lo comenzamos a buscar y no los encontramos. En la estación tenemos un chat, por allí también pregunté y nadie sabe del casco y del foco”.

“Ese equipo tuvo que haber salido de la estación de alguna forma. Estamos en una zona complicada y es extraño porque tratamos de ser muy cuidados, pero se desapareció”, contó Ramos.

Para el bombero esto es muy inusual, pero le indigna que los ciudadanos no respeten las herramientas de emergencias.

Los cascos de color blanco solo los utilizan las jefaturas. A Ramos, además, le duele porque a la Institución le cuesta equipar a sus trabajadores.

Esta no es la primera vez que a los bomberos se les meten en las estaciones, hasta en grabaciones han quedado grabados los delincuentes, tal es el caso de la estación de Santa Ana, en la que un hombre se metió en la madrugada del martes 29 de octubre anterior.