Rocío Sandí.21 julio

Dos sujetos fueron capturados por la Policía en la frontera con Nicaragua. Ambas capturas se dieron este sábado por casos distintos.

Uno de los sospechoso es de apellido González, quien al parecer le cobró 100 córdobas (unos 1.700 colones) a un nicaragüense apellidado Socorro para ayudarlo a entrar en Costa Rica de manera ilegal.

Las autoridades revisaron los antecedentes del sujeto y descubrieron que él ya había sido detenido en el pasado por el mismo delito.

El tramposo quería meter al país un montón de productos sin haber pagado impuestos. Foto: MPS.
El tramposo quería meter al país un montón de productos sin haber pagado impuestos. Foto: MPS.

Los policías llevaron a los dos hombres a la Fiscalía para que las autoridades indaguen al presunto coyote y entrevisten al que pretendía entrar al país ilegalmente.

La otra captura fue la de un hombre de apellido García, quien trató de meter a Costa Rica un montón de productos sin los respectivos permisos.

El tramposo llegó manejando un camión hasta un control de carretera y cuando los uniformados lo revisaron vieron que algo andaba mal.

García llevaba zapatos, marimbitas, mecedoras, bancos de madera, percheros, bases para mesas, hamacas, sillas y artículos de cerámica, por lo que los oficiales le pidieron los permisos de esos productos.

El sujeto entregó unos documentos con irregularidades, que decían que transportaba 400 pares de zapatos, cuando en realidad llevaba 891 y el otro montón de mercadería.

Las autoridades calculan que el valor económico del cargamento ronda los ¢13 millones.

Los oficiales de la Policía de Control Fiscal (PCF) llegaron a decomisar la mercadería y, además, llevaron al chofer a las oficinas del Ministerio Público para que responda por los cargos que se le achacan de evasión fiscal.