Adrían Galeano Calvo.15 mayo
La banda empezó a operar en Guanacaste y de ahí se expandió a otros territorios. Foto MSP
La banda empezó a operar en Guanacaste y de ahí se expandió a otros territorios. Foto MSP

La Policía tenía todo listo para agarrar a un jefe narco de apellido Naranjo, pero en lugar de detenerlo en su casa tuvo que ir a buscarlo al hospital ya que unos gatilleros quisieron robarle el mandado e intentaron asesinar a Naranjo un día antes del allanamiento.

“Ayer (martes), mientras se estaba en los preparativos para realizar los allanamientos se recibió una información de que unos sujetos entraron de forma violenta a la casa del líder y le dispararon en varias ocasiones. Entiendo que se encuentra estable, pero evidentemente tenían la intención de matarlo”, dijo Michael Soto, ministro de Seguridad Pública.

Esta situación no impidió que la Policía de Control de Drogas (PCD) detuviera este miércoles al hombre, conocido como “Panda”, y a 24 personas sospechosos de formar parte de su banda, la cual operaba en Guanacaste, Alajuela, Puntarenas y San José.

El ministro Soto indicó que las capturas se dieron gracias a 21 allanamientos que los agentes antidrogas hicieron en Filadelfia, Liberia, Cañas, Tilarán, Upala, Quepos, Manuel Antonio, Monteverde y Coronado.

Además de detener a Naranjo, las autoridades pescaron a 22 hombres de apellidos Matamoros y alias “Chiri”; Oporto, Ávila, Porras, Well alias “Pepe”; Quesada, Talavera, Lacayo, Chacón, Rugama, García, Araya, Mora alias “Cantinflas”; Flores, alias “Cuajinais”; Portillo, alias “Chuleta”; Ruiz, Villarreal, alias “Gemelo”; Castañeda y Peña alias “Chirín”.

A esa lista se suman dos hermanos apellidados Restrepo y dos mujeres, una de apellido Chavarría y otra Medina.

Ya en el 2018 habían sido detenidos diez sospechosos de pertenecer a la misma banda.

“Había un aparte de la estructura dirigida por dos colombianos nacionalizados que, desde San José, coordinaban los alíjos (cargas) de cocaína para trasladarlos hasta Guanacaste para luego hacer el procesamiento”, dijo Michael Soto, ministro de Seguridad Pública.
A gran escala

De acuerdo con el ministro, esta banda empezó a funcionar desde octubre de 2017 en Guanacaste pero luego empezaron a expandirse al punto de que lograron establecer 20 sitios de venta y el servicio de venta a domicilio.

“La organización criminal conseguía alijos de cocaína de un kilogramo o más y los enviaba por diferentes formas, como encomiendas, hasta Guanacaste, una vez ahí preparaban la droga y la distribuían”, añadió Soto.

Las autoridades dieron a conocer durante los allanamientos decomisaron 36 armas, 20 de las cuales estaban a nombre de la empresa de Seguridad Fénix, que ya no esta activa.

“Estas veinte armas estaban en una vivienda en donde fue detenido uno de los sospechosos, pero el padre del sujeto dijo que él trabajó para esta empresa y que se la dieron como parte del pago, situación completamente irregular”, señaló Soto.

Hace falta capturar a tres sospechosos más.