Alejandra Portuguez Morales.21 febrero

Danny Andrés Hernández Abella, de 19 años, era un joven que tenía un futuro prometedor como jugador de fútbol playa.

Lamentablemente, dos pistoleros le dispararon en el abdomen y por eso falleció en el hospital Tony Facio de Limón.

Hernández fue atacado este viernes en la madrugada a unos veinte metros de su casa en Pacuare Nuevo de Limón.

Yerling Hernández, prima de la víctima, comentó que la mamá del muchacho lo vio salir de la casa, pero él se quedó en la calle, a pocos metros de su casa, hablando con unos muchachos que estaban en el barrio.

Luego se escucharon los tiros.

Los balazos también hirieron en las piernas a Jerixon Lindo Lewis, de 21 años. Él sigue internado en el centro médico limonense.

Algunos vecinos dijeron que los pistoleros iban en una motocicleta y el que viajaba como acompañante fue el que disparó.

Las causas de la agresión son investigadas ya que las autoridades no han determinado si el ataque era contra el deportista.

El muchacho tenía un futuro prometedor porque incluso fue campeón de alto rendimiento. Foto: Tomadas de fútbol playa Limón
El muchacho tenía un futuro prometedor porque incluso fue campeón de alto rendimiento. Foto: Tomadas de fútbol playa Limón
Un muchacho muy querido

A Danny le decían “Nanito”, cursaba el undécimo año en el Colegio diurno de Pacuare y desde niño le apasionaba jugar fútbol.

“Él era un muchacho muy extrovertido, empunchado en su pasión por el deporte, nunca le conocimos que tuviera problemas o recibiera amenazas”, dijo Yerling Hernández, la prima.

Él jugaba con el equipo de alto rendimiento de fútbol playa de Limón y fue campeón en esa categoría en la temporada 2018.

Los hermanos Francis y Ricardo Palmer, quienes jugaron con Hernández, lo recordaron como un muchacho sin problemas, ellos consideran que el ataque seguramente no era contra él.

“Con él quedamos campeones con el alto rendimiento de Limón en el 2018. En el 2019 quiso participar en los Juegos Nacionales como jugador de fútbol sala, pero dijo que este año regresaría a fútbol playa porque en marzo comenzábamos el torneo”, contó Ricardo.

Ariel Castillo fue el entrenador de Danny y comentó que lo conoce desde que él tenía 7 años y siempre lo consideró como una persona de buenos valores.

“Él tenía la edad de uno de mis hijos y vivíamos en el mismo barrio, luego yo me pasé a otra comunidad, pero siempre lo vi como un joven bueno. Vivía en un barrio conflictivo, pero eso no significa que él fuera malo, nunca anduvo en pandillas y consideramos que se trató de una bala perdida o que se equivocaron”, mencionó Castillo.

Trascendió que el domingo 1 de marzo le harán un homenaje en el Proyecto Gol en San Rafael de Alajuela.

En lo que llevamos del año, Limón es la provincia más violenta, registra 22 homicidios de los 78 que se han dado en el país.

Danny murió de un balazo en el estómago. Foto: Tomadas de fútbol playa Limón
Danny murió de un balazo en el estómago. Foto: Tomadas de fútbol playa Limón