Rocío Sandí, Shirley Vásquez.29 mayo, 2019

Un carnicero que iba para el trabajo perdió el control de su carro, invadió el carril contrario y chocó de frente contra un tráiler que iba cargado de frijoles. Lamentablemente perdió la vida.

En el accidente también resultó involucrado otro vehículo liviano que pasaba por el lugar.

El conductor perdió el control del carro y chocó contra el tráiler. Foto: Cortesía para LT.
El conductor perdió el control del carro y chocó contra el tráiler. Foto: Cortesía para LT.

El percance se dio este miércoles a las 5:21 de la mañana en San Antonio de El Tejar, en Alajuela, frente a la empresa Sigma.

La víctima fue identificada como Oldemar Vargas Vásquez, de 44 años, quien trabajaba en la distribuidora Carnes Zamora, en Barreal de Heredia.

Osvaldo Bolaños, compañero de trabajo del fallecido, contó que él y otros conocidos se fueron para el lugar del suceso apenas se enteraron de la tragedia.

“Él venía para el trabajo cuando se accidentó, fue un golpe muy fuerte para nosotros porque él era un excelente ser humano, siempre se preocupaba por los demás y nunca negaba un favor.

Cada vez que podía, Oldemar iba a la Cueva a ver al Monstruo. Foto: Cortesía de Osvaldo Bolaños.
Cada vez que podía, Oldemar iba a la Cueva a ver al Monstruo. Foto: Cortesía de Osvaldo Bolaños.

“En la empresa todos estamos muy afectados por la muerte de él, trabajaba aquí desde hace 15 años, hacía cortes de carne. Ayer (martes) cuando salió pasó a despedirse de mí y me regaló una cajeta”, contó muy dolido.

El accidente fue atendido por rescatistas de la Cruz Roja y del Cuerpo de Bomberos, cuando ellos llegaron Oldemar ya había fallecido.

El chofer del otro carro liviano sufrió golpes leves y fue llevado al hospital San Rafael de Alajuela, mientras que el trailero resultó ileso.

El amigo de la víctima dijo que Vargas vivía cerca del lugar donde se accidentó, pero era oriundo de Venecia de San Carlos.

“Siento como si hubiera perdido a un hermano, cada vez que en mi familia teníamos alguna celebración lo invitábamos porque era muy cercano”, recordó el allegado.

“Él era muy alegre, le encantaba el fútbol y cada vez que podía iba al estadio a ver a Saprissa”, Oldemar Vargas, amigo de la víctima.