Silvia Coto.1 abril
Durante todo el día la ruta 27 ha sido un calvario. Foto: Cortesía
Durante todo el día la ruta 27 ha sido un calvario. Foto: Cortesía

Un viacrusis han vivido los conductores que han viajado este Jueves Santo por la Ruta 27, carretera San José -Caldera por las presas.

Aunque no se reportan mayores incidentes la gran cantidad de personas que han salido a vacacionar es exagerada, lo que provoca las presas.

En algunos tramos de la carretera el embotellamiento es de hasta 20 minutos.

La familia Rojas Martínez salió para Chomes en Puntarenas a las 6 de la mañana de su casa en Hatillo.

“Vamos para la casa de una hermana, donde no nos arriesgamos porque pasamos en burbuja, ya somos adultos mayores, pero siempre estamos juntos, logramos llegar a Chomes a la 1 de la tarde, y no paramos ni a desayunar, hasta pensamos en devolvernos, hace años que no nos tocaba una presa así, creemos que la gente está desesperada de estar en la casa, hay que cuidarnos todos”, dijo Hellen Rojas, vacacionista.

La familia Sánchez viajó hasta Guanascaste y el asunto se puso peor.

“Por el lado de Limonal la presa es de hasta una hora, lo extraño es que nunca nos topamos un accidente”, aseguró doña María.

Ellos duraron de San José a Guanacaste siete horas.

A las 3:00 de la tarde, todavía se reporta mucha presa a lo largo de toda la carretera.

Y como todos tienen que regresar, se esperan grandes presas en el sentido Caldera-Puntarenas para el sábado y domingo, Globalvía ya anunció carril reversible para alivianar un poco el congestionamiento.