Alejandra Portuguez Morales.27 julio

El empresario holandés Harry J. Bodaan, dueño del hotel La Mansión Inn, en el que ocurrió el asesinato de la doctora María Luisa Cedeño Quesada, se refirió a esta tragedia por medio de un comunicado que le envió al periodista Rogelio Benavides.

Bodaan aseguró que tiene 25 años de estar en suelo tico y durante 20 años de existencia del hotel ningún huésped había sido víctima de un delito dentro de las instalaciones.

“No tengo palabras para describir adecuadamente el dolor y la depresión que me consume por el homicidio de la doctora María Luisa Cedeño Quesada y no puedo ni imaginar el dolor de su madre y padre, quienes han visto partir a su hija de este mundo en tan lamentables circunstancias. A ellos, y a sus demás familiares y seres queridos, les externo mi más sincero y sentido pésame por su pérdida, y oro para que Dios les brinde consuelo y paz”, expresó el empresario.

El homicidio de la anestesióloga fue descubierto el lunes 20 de julio, la anestesióloga llegó al hotel el sábado 18 y reservó hasta el lunes 20, ella andaba solamente con su perrita, Mafalda.

Según la investigación preliminar del OIJ, el homicidio habría ocurrido entre la noche del domingo y la madrugada del lunes porque Cedeño fue vista por última vez el domingo a eso de las 9 de la noche cuando bajó a la primera planta del hotel por una botella de vino.

Las autoridades detuvieron a dos sospechosos, se trata de un nicaragüense de apellidos Herrera Martínez, de 32 años y un tico de apellido Miranda, de 36 años, este último fue detenido este domingo en un condominio en Jacó.

María Luisa Cedeño Quesada, era una anestesióloga, oriunda de Ciudad Quesada. Foto tomada de Facebook.
María Luisa Cedeño Quesada, era una anestesióloga, oriunda de Ciudad Quesada. Foto tomada de Facebook.

En apariencia, ambos sujetos son amigos del dueño del hotel, Herrera supuestamente era uno de los ayudantes y tenía un año de estar hospedado, antes habría trabajado como bailarín; mientras que Miranda supuestamente tenía 15 días hospedado .

No obstante, el dueño del hotel no se refiere en particular a los sospechosos, solo dice que confía en la investigación judicial y en las sanciones.

“Ante la pena y dolor que me genera su partida haré todo lo que esté a mi alcance para que su homicida sea castigado con toda la severidad que la ley permita, haré todo lo que esté a mi alcance para que un hecho como este no se vuelva a repetir en el cantón de Quepos, y haré todo lo que esté a mi alcance para que su nombre sea recordado con respeto”, escribió el empresario.

Las autoridades detuvieron a un segundo sospechoso, se trata de un tico de apellido Miranda, de 36 años. Foto: Cortesía del OIJ
Las autoridades detuvieron a un segundo sospechoso, se trata de un tico de apellido Miranda, de 36 años. Foto: Cortesía del OIJ
Ha recibido insultos

Bodaan asegura que condena cualquier tipo de agresión por género y afirma que trabajará para que no se vuelva a repetir en ningún rincón del cantón de Quepos.

“Pondré toda mi experiencia como dirigente comunal en asuntos de seguridad ciudadana a fin de que Quepos y Manuel Antonio sean un destino seguro para cualquier clase de turista”, afirmó.

Agregó que luego de esta fatalidad, muchas personas han hecho comentarios inmorales, indecentes, y falsos en su contra.

“Aquellas personas que me conocen saben que las calumnias y barbaries contenidas en estos comentarios son totalmente falsas. No estoy y nunca he estado involucrado en ninguna actividad criminal; sin embargo, no deseo ahondar más en este momento en los comentarios que sugieren lo contrario, y respecto a tal tipo de comentarios injuriosos, difamatorios y calumniosos, estaré ejerciendo las acciones que la ley me permite para defender mi honorabilidad”.

El lunes 20 de julio detuvieron al primer sospechoso, un nicaragüense de apellidos Herrera Martínez, de 32 años en el hotel. Foto: Archivo
El lunes 20 de julio detuvieron al primer sospechoso, un nicaragüense de apellidos Herrera Martínez, de 32 años en el hotel. Foto: Archivo

“Tengo sesenta y nueve años y he vivido una vida intachable, procurando hacer el bien y dejar una huella positiva, invirtiendo gran parte de mi tiempo y energías en el desarrollo comunal, y no voy a permitir que, en el ocaso de mis días, personas sin decencia pongan en cuestionamiento mi nombre y mi reputación, y la de aquellos que me rodean o me han conocido”, dijo.