Por: Adrían Galeano Calvo.  27 junio
El hecho sucedió cuando los guardaparques sorprendieron al hombre dentro del parque Braulio Carrillo. Foto: Luis Navarro/Con fines ilustrativos
El hecho sucedió cuando los guardaparques sorprendieron al hombre dentro del parque Braulio Carrillo. Foto: Luis Navarro/Con fines ilustrativos

Un cazador podría pasar 20 años en la cárcel por atacar a machetazos a un guardaparques.

Lo que pudo ser solamente una multa a pagar terminó convirtiéndose en un broncón legal para un cazador, quien ahora está enfrentando un juicio que lo podría mandar al tabo, esto porque, en apariencia, atacó a machetazos a dos guardaparques.

Se trata de un hombre de apellido Sovalbarro, quien desde este miércoles se sentó en el banquillo de los acusados del Tribunal Penal de Sarapiquí para enfrentar un debate por el delito de tentativa de homicidio.

En este caso los afectados son dos hermanos de apellidos Ezeta, quienes trabajaban como guardaparques en el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) y sorprendieron al hombre cazando un saíno dentro del parque nacional Braulio Carrillo, el 23 de setiembre del 2014.

De acuerdo con el abogado penalista Hugo Navas, el cazador escogió la peor opción de todas, porque de haber hecho caso a los oficiales solo habría tenido que enfrentar una multa de 10 a 40 salarios base, según la Ley de Conservación de Vida Silvestre (que estaba vigente en ese año).

Sin embargo, ahora el hombre se expone a una sanción mucho peor, ya que según el abogado por el delito de tentativa de homicidio le pueden recetar de 8 a 20 años de cárcel, según las consideraciones de los jueces.

Filazos a lo loco
Salir a cazar un pequeño chancho de monte le podría salir muy caro al hombre. Foto: Fuerza Pública/Con fines ilustrativos.
Salir a cazar un pequeño chancho de monte le podría salir muy caro al hombre. Foto: Fuerza Pública/Con fines ilustrativos.

Ese día, al ver que los oficiales lo agarraron con las manos en la masa mientras cazaba al llamado chancho de monte, Sovalbarro decidió desobedecer la voz de alto y darse a la fuga por una pequeña quebrada; sin embargo, uno de los hermanos Ezeta se le puso al corte de inmediato.

“El acusado se detuvo después de ser perseguido por alrededor de 200 metros y presuntamente desenfundó el machete que portaba y se abalanzó sobre el oficial, atentando contra la vida de este, al acometer en al menos dos ocasiones al tiempo que lo amenazaba con quitarle la vida, siendo que el ofendido no resultó lesionado gracias a que logró esquivar las agresiones”, indica un comunicado enviado por la Corte.

El cazador finalmente fue detenido por los hermanos y otros oficiales que llegaron a colaborar con la captura.

En cuanto al juicio se espera que termine esta misma semana.