Silvia Coto, Raúl Cascante.2 agosto
Después del choque el carro casi se quema. Foto: Raúl Cascante
Después del choque el carro casi se quema. Foto: Raúl Cascante

Una niña de 12 años chocó un carro contra otro y luego contra un poste la mañana de este jueves en Limón.

El suceso ocurrió a las 10 de la mañana, al costado oeste del colegio de Pacuare Viejo de Limón.

La Policía de Tránsito informó que, aparentemente, un familiar de la menor dejó el carro encendido en las afueras de su casa y la menor se subió y al tratar de conducirlo perdió el control.

“Cuando llegamos al sitio nos indican que, al parecer, la que iba manejando era una menor de doce años, pero ella ya no estaba en el sitio, según los vecinos se la llevaron, no pudimos atenderla aunque hubiera sido importante ver que no tuviera lesiones.

"Aparentemente el carro choca primero contra un carro que va saliendo de una cochera, sigue y pega contra el poste que cae con todo y el transformador, por el impacto el transformador explota”, dijo el bombero Gabriel Salas.

Los vecinos comentaron que el bombazo los asustó mucho, pero más que el carro empezara a echar humo, pues temieron por la pequeña. Los bomberos de la unidad M55 apagaron el conato de incendio en el carro.

En el sitio estaban los familiares de la menor, pero ellos no quisieron dar declaraciones.

Los vecinos pasaron varias horas sin luz ni teléfono fijo. Foto: Raúl Cascante
Los vecinos pasaron varias horas sin luz ni teléfono fijo. Foto: Raúl Cascante

El otro carro afectado era conducido por un hombre de apellidos Bonilla Brenes que iba con su hija de 7 años, ella sufrió algunos golpes, por lo que la Cruz Roja la llevó al hospital Tony Facio y así descartar cualquier lesión delicada.

Al lugar llegó una cuadrilla del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) pues la caída del poste provocó que los vecinos se quedaran sin luz y teléfonos fijos.

Randy Ramírez, del ICE de Limón, comentó que encontraron muchos cables en el suelo, por lo que la institución mandó a tres trabajadores a resolver el problema.

“Nos encontramos unos cien metros de cables en el suelo, los daños son cuantiosos”, dijo el trabajador.

El carro que manejó la menor está a nombre de una mujer de apellido Ávalos.