Rocío Sandí.24 mayo, 2018
La Fuerza Pública custodió el carro mientras llegaban los agentes del OIJ. Foto: Rafael Murillo.
La Fuerza Pública custodió el carro mientras llegaban los agentes del OIJ. Foto: Rafael Murillo.

Un supuesto ladrón que murió baleado en un intento de bajonazo había sido detenido 31 veces en el pasado por distintos delitos.

Según informó Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el fallecido, de nombre Luis Miguel Ureña Carvajal, tenía antecedentes por delitos como asaltos y robos.

El miércoles a las 9 de la noche el maleante volvió a atacar, pero esta vez las cosas le salieron muy mal.

El ladrón y un compinche llegaron hasta donde estaba un chofer de la empresa Uber y trataron de robarle el carro.

“Según la información que tenemos, el afectado acababa de dejar a un cliente y poco después llegaron los dos sospechosos, abrieron una puerta del carro y trataron de irrumpir de forma violenta. El chofer tenía un arma y le disparó a uno de los supuestos ladrones causándole la muerte en el lugar; el otro atacante huyó”, informó el jefe de la Policía Judicial.

Las autoridades trataron de buscar el otro sospechoso de participar en el intento de bajonazo, pero no lograron dar con él. Foto: Rafael Murillo.
Las autoridades trataron de buscar el otro sospechoso de participar en el intento de bajonazo, pero no lograron dar con él. Foto: Rafael Murillo.

En el enfrentamiento con los maleantes el chofer de Uber recibió un balazo en un tobillo, ya que los delincuentes también andaban armados.

Espinoza dijo que la pistola que andaban los sospechosos quedó en el lugar del homicidio y fue recogida por los investigadores como evidencia.

La Cruz Roja llevó el chofer del carro a la clínica de Coronado.

El cadáver de Ureña quedó a unos 100 metros del carro que habría intentado robar.