Adrían Galeano Calvo.9 febrero
Los sospechosos fueron detenidos cuando ya estaban por salir. Foto OIJ
Los sospechosos fueron detenidos cuando ya estaban por salir. Foto OIJ

La vida de cinco jóvenes cambió en cuestión de un mes, ya que en ese tiempo pasaron de trabajar en una empresa de refrigeración a ser detenidos con 1,2 toneladas de cocaína.

El OIJ capturó a los sospechosos la noche de este viernes dentro de una casa en la localidad de Río Bananito, en Limón. En ese lugar los agentes hallaron tres carros tipo 4x4 cargados con droga.

Las autoridades identificaron a los detenidos como cuatro hombres de apellidos Cascante de 21 años; Hidalgo de 18; Rocha de 32 años y Flores de 21. A ellos se suma una mujer apellidada Monge de 25 años.

De estos solo Rocha cuenta con antecedentes penales por un delito de agresión.

De acuerdo con el informe de la Policía Judicial los sospechosos eran excompañeros de brete en una empresa de refrigeración, de la cual fueron despedidos hace aproximadamente un mes por recorte de personal.

Los paquetes de droga habían sido repartidos en varios sacos. Foto OIJ
Los paquetes de droga habían sido repartidos en varios sacos. Foto OIJ

Por motivos que se investigan, este grupo terminó metido en el mundo de las drogas y por eso fue que usaron la casa del joven de 18 años para preparar el cargamento de cocaína que iban a mover en los carros.

Los jóvenes distribuyeron los paquetes de cocaína, de aproximadamente un kilo cada uno, en varios sacos que por fuera tenían escrito “harina de trigo de segunda”.

La versión que manejan las autoridades es que los tres carros iban a salir hacia distintos puntos del país para hacer la entrega de la droga, sin embargo, aún no se han establecido los recorridos que iban a realizar.

Lo que más llama la atención de la Policía Judicial es que estos jóvenes no tienen la típica pinta de los narcos, más bien eran muchachos que tenían un trabajo estable e incluso algunos de ellos estaban estudiando.