Adrían Galeano Calvo.8 julio
Las autoridades también decomisaron dos talonarios de citas y de pagos en la casa de Vega. Foto Archivo.
Las autoridades también decomisaron dos talonarios de citas y de pagos en la casa de Vega. Foto Archivo.

Una mujer que trabaja como cocinera en el hospital Tony Facio de Limón es investigada por las autoridades debido a que dentro de la casa de su mamá encontraron varios artículos que le pertenecen al centro médico y hasta tienen el logotipo de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Fue identificada con los apellidos Vega Ramírez y, de acuerdo con la Fiscalía Adjunta de Limón, figura como sospechosa de un delito de receptación, es decir, poseer artículos que en apariencia fueron robados.

El Ministerio Público informó que a la mujer se le tomó una declaración sobre lo sucedido y como contaba con todos los arraigos procesales (trabajo estable, familia cercana y un domicilio fijo) no se solicitaron medidas cautelares en su contra.

Las autoridades señalaron que el delito por el cual es investigada Vega podría recalificarse a otro dependiendo de lo que pase en la investigación.

Los hechos por los cuales la cocinera es investigada se descubrieron el pasado jueves en el barrio Siglo XXI de Limón, cuando Vega, quien tenía una prohibición para entrar a la casa de su madre, solicitó una autorización al Juzgado de Familiar para ingresar a sacar sus pertenencias.

Ese día llegó acompañada de dos oficiales de la Fuerza Pública, quienes al entrar se dieron cuenta que en la vivienda había bienes que eran propiedad del hospital Tony Facio.

“La Fiscalía dirigió el pasado viernes un allanamiento en dicha casa. En el operativo se decomisaron batas, sobrecamas, fundas para almohadas y una mesa de acero inoxidable; todo con el logotipo de uso exclusivo de la Caja Costarricense del Seguro Social”, informó el Ministerio Público.

Además, las autoridades decomisaron dos talonarios de comprobantes de control de asistencia a citas, dos talonarios de pago de viáticos y dos sellos con datos del hospital.

Según el Código Penal, por el delito de receptación Vega se expone a una pena de cinco meses a cinco años de prisión y de veinte a sesenta días multa.