Adrían Galeano Calvo.12 enero
Jiménez fue detenido en mayo del 2011. Foto Jeffrey Zamora
Jiménez fue detenido en mayo del 2011. Foto Jeffrey Zamora

Intentar meter unos zapatos con droga dentro de la cárcel de Liberia le salió muy caro a un vivazo, ya que ahora será el quien tendrá que pasar los próximos siete años de su vida detrás dentro de la prisión.

Ese es el destino que le espera a un hombre de apellido Jiménez, quien este viernes escuchó de boca de los jueces del Tribunal Penal de Liberia la condena que tendrá que pagar por tratar de meter la droga en el Centro de Atención Institucional Calle Real, en Liberia, Guanacaste.

Para los jueces, el caso fue más sencillo de la cuenta, ya que Jiménez, por medio de su abogado, dijo que quería apegarse a un proceso abreviado al declarase culpable y no tener que afrontar un juicio. La defensa del sujeto y la Fiscalía acordaron clavarle siete años de cárcel.

Los hechos por los que Jiménez irá a prisión ocurrieron el 18 de mayo del 2011, cuando este llegó a la cárcel del Liberia con el objetivo de dejarle la encomienda a uno de los reos.

Cuando los oficiales decidieron revisar lo que traía Jiménez, se dieron cuenta que los zapatos pesaban más de la cuenta y que se notaban muy remendados, por lo que decidieron destaparlos y ver qué traían adentro.

Dentro de la suela y la plantilla de los zapatos los oficiales encontraron 24,49 gramos de cocaína a base de crack y 26,15 gramos de picadura de marihuana.

De acuerdo con las autoridades judiciales, con la cantidad de droga que se le decomisó a Jiménez se podían hacer 163 piedras de crack y con la marihuana cerca de 131 puros.

En varias ocasiones el OIJ ha dado a conocer que las personas se la juegan para meter droga a la cárcel debido a que detrás de las rejas el valor de estas sustancias se triplican.