Adrían Galeano Calvo, Reyner Montero.11 agosto
El choque fue tan fuerte que el carro quedó despedazado. Foto Reyner Montero.
El choque fue tan fuerte que el carro quedó despedazado. Foto Reyner Montero.

Un guarda de seguridad que viajaba en moto perdió la vida cuando un conductor borracho invadió el carril y lo chocó de frente.

El fatal accidente ocurrió este sábado a eso de las 9:30 p. m. en Rudín de Guácimo, Limón, en la carretera que comunica San José con Limón (ruta 32).

Las autoridades identificaron al guarda fallecido como Nemesio Araya Céspedes, de 62 años, quien era vecino de Toro Amarillo de Guápiles.

El conductor sospechoso es un hombre de apellidos Espinoza Jiménez, de 29 años, quien viajaba en el carro junto a su hermano, de 28 años.

Según trascendió, después de los sucedido los hermanos intentaron engañar a los uniformados, pues el más joven dijo que él era quien manejaba el chuzo, pero minutos después su hermano asumió la responsabilidad por el accidente.

La versión preliminar que manejan las autoridades es que Espinoza (29 años) invadió el carril en el que se movilizaba el guarda al perder el control del carro, lo que provocó que Araya saliera expulsado de su moto al ser impactado por el carro y muriera de forma instantánea a un lado de la calle.

El conductor dijo que el motorizado dio una vuelta en “u”, pero esta versión no calza con las pruebas halladas en la escena, ya que todas las pruebas indican que se trató de un choque frontal.

La Policía de Tránsito confirmó que a Espinoza se le aplicaron dos pruebas de alcohol, una en el lugar y otra en el hospital de Guápiles y que ambas dieron positivo.

Ante esta situación el joven fue puesto a las órdenes de la Fiscalía local para que se le abra una causa por el delito de homicidio culposo.