Andres Garita, Silvia Coto.6 febrero

El cruzrojista Miguel Espinoza Agüero, de 27 años, no quería hacer un viaje la mañana de este miércoles. Sus compañeros creen que él presentía algo malo como efectivamente ocurrió. Miguel era el conductor de una ambulancia con la que un carro chocó de frente la mañana de este miércoles en Caldera de Puntarenas y dejó como saldo una chiquita de 12 años y un viejito de 81 años fallecidos, además de seis personas heridas.

El conductor de la ambulancia sufrió severas heridas. El impacto fue muy violento. Foto: Andrés Garita
El conductor de la ambulancia sufrió severas heridas. El impacto fue muy violento. Foto: Andrés Garita

El accidente ocurrió a las 5:50 de la mañana frente a la escuela de Caldera, cuando, según dijeron varios testigos, un carro que iba a alta velocidad invadió el carril por el que viajaba la ambulancia, el choque fue inevitable.

El impacto fue tan fuerte que el carro se volcó. Los socorristas atendieron a ocho personas, cinco estaban en la ambulancia accidentada y tres en el carro particular. Los pacientes que viajaban en la ambulancia iban a citas de control al Hospital México.

El carro, según los testigos, viajaba a alta velocidad. Foto: Andrés Garita
El carro, según los testigos, viajaba a alta velocidad. Foto: Andrés Garita

“Se despachan varias unidades para la atención de una colisión de dos vehículos entre ellos una ambulancia del Comité de Miramar, en el lugar se atendieron ocho pacientes, los más delicados eran el chofer de la ambulancia y dos pasajeros del carro, los demás iban con golpes.

"El compañero del Comité de Miramar presentaba posible fractura en su pie izquierdo y un golpe en pecho, el mismo había indicado que tenía cosilla de realizar el viaje, quizá presentía lo que iba a ocurrir y no quería ir” dijo Luis Jiménez socorrista y compañero.

Ocho personas fueron llevadas al Hospital Monseñor Sanabria. Foto: Andrés Garita
Ocho personas fueron llevadas al Hospital Monseñor Sanabria. Foto: Andrés Garita

El conductor del carro responsable de la tragedia es de apellidos Herrera Araya y fue llevado muy grave en horas de la tarde al Hospital México. Con él viajaban la niña de 12 años y sus hermanos, uno de 15, quien está estable, y otro de 17 años que está grave. Todos vecinos de Barranca.

“El vehículo particular invadió el carril contrario y colisionó con la ambulancia, por parte del particular no se muestra huella de frenado, en este vehículo se localizan botellas de licor y un arma de fuego, la velocidad y el licor pudo haber sido la causa de que perdieran el control e invadiera el carril” dijo el oficial de tránsito Carlos Arrieta.

Uno de los pasajeros de la ambulancia, identificado como Praxides Leandro del Carmen Marín González, de 81 años, falleció poco después de ingresar al Hospital Monseñor Sanabria, él era vecino de Cedral de Miramar de Puntarenas.

La chiquita fue operada en el Monseñor Sanabria debido a un golpe en la cabecita y luego fue traslada al Hospital de Niños, en un helicóptero de Seguridad Pública.

La directora de ese centro médico, Olga Arguedas, informó de que la menor fue atendida por los cirujanos de trauma en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), pero falleció a eso de las 5:30 p. m.

En el carro la Policía de Tránsito informó que habían botellas de licor. Foto: Andrés Garita
En el carro la Policía de Tránsito informó que habían botellas de licor. Foto: Andrés Garita

Espinoza ya había sufrido un accidente el pasado mes de setiembre al chocar la ambulancia contra un camión en el sector de El Roble de Puntarenas, él tiene seis años de trabajar en el comité.