Adrían Galeano Calvo.8 agosto
Los hechos ocurrieron durante un operativo en Lomas del Río, Pavas. Foto cortesía.
Los hechos ocurrieron durante un operativo en Lomas del Río, Pavas. Foto cortesía.

Un conductor al que la Policía de Tránsito le confiscó su carro al parecer se inventó una historia, con balazos incluidos, para justificar lo sucedido y quedar como los grandes ante un amigo,

Sin embargo, la mentira tiene piernas cortas, ya que el oficial que le hizo el parte aclaró que todo lo que dijo el joven fue un cuentazo.

Los hechos ocurrieron este miércoles en horas de la tarde en Lomas del Río, Pavas. La versión del conductor, de apellido Carpio, se dio a conocer por medio de un audio que circuló por WhatsApp y redes sociales.

“Mae yo venía normal, di la vuelta ahí en la Johnson y me paró el tráfico. Un mae del OIJ dijo algo y yo le contesté: ‘Mae yo la ando raspando y ustedes se andan robando el salario’. El mae (OIJ) me dijo: ‘¿Cómo fue mama p….’. Yo le respondí: ‘mama p… su padre hijuep..’. Entonces donde el mae agarró el arma yo me di a la fuga.

“Mae, de frente me atravesaron una bicha y el mae me le disparó al parabrisas, viera que hijuep… más tonto. Diay mae se lo llevaron (el carro), igualmente se lo iban a llevar porque yo andaba sin licencia, sin Riteve, sin marchamo y las placas que andaba no eran de ese carro. Mae vieras que locos esos maes”, se escucha en el audio.

¢480 mil de multa se llevó el conductor por todas las infracciones.
Los oficiales tuvieron que recoger todos los vidrios para pdoer llevarse el carro. Foto cortesía.
Los oficiales tuvieron que recoger todos los vidrios para pdoer llevarse el carro. Foto cortesía.

Gilberto Umaña, el tráfico que le hizo el parte al conductor desmintió todo lo que dijo el sujeto en el audio, pues a Carpio ni siquiera se le detuvo, ya que se dio a la fuga.

Señaló que todas las infracciones que señaló el joven sin eran realidad, motivo por el cual le decomisaron el chuzo.

En cuanto al balazo Umaña dijo que esa fue la mayor mentira de todas, ya que ni él ni los agentes del OIJ sacaron sus armas y más bien fue el conductor el que despedazó el parabrisas con un pequeño martillo.

“Yo tengo el video donde se ve que lo esta despedazando, porque yo grabo todo procedimiento por más sencillo que sea”.

En cuanto al audio, el tráfico dijo que más que preocuparlo lo que le dio fue risa, pues el conductor se inventó todo un drama para intentar quedar como los grandes. Además reconoció el montón de faltas.

El conductor no fue detenido, pero tuvo que regresar a su casa y con parte de ¢480 mil por el montó de infracciones.