Sucesos

Costa Rica sobrepasó a El Salvador en homicidios, el ‘país de paz’ se está perdiendo

El Gobierno le quitó recursos a las autoridades policiales y el país se está perdiendo

escuchar audio Escuchar este artículo

“El país de paz”, ese calificativo que describía a Costa Rica y nos enorgullecían tanto, quizás solo está quedando en palabras, porque las estadísticas judiciales y la violencia demuestran que la realidad ha cambiado en la ‘Suiza Centroamericana’.

Balaceras, homicidios y dolor en las familias van en aumento cada día y no parece haber una solución para frenar esa ola.

Para que nos hagamos una idea, el 2022 no solo fue el año con más asesinatos en la historia de Costa Rica, sino que a eso hay que sumarle que sobrepasamos en homicidios a El Salvador, el país que se señalaba como el más violento de Centroamérica.

Los cuzcatlecos registraron el año pasado 495 crímenes, mientras que en Costa Rica mataron a 656 personas.

Los salvadoreños tuvieron una gran baja de muertes violentas de un año a otro, ya que en el 2021 tuvieron 1.147 asesinatos y para el 2022 hubo 652 menos (prácticamente los que se registraron en suelo tico).

Pronóstico nada alentador

Para Álvaro Ramos Rechnitz, exministro y experto en Seguridad, este 2023 será igual o peor que el 2022.

“El año pasado fue el más violento en toda la historia del país y este año pinta probablemente como igual o peor, es una tendencia hacia el alza”, mencionó.

Ramos explicó que entre Costa Rica y el Salvador hay muchas diferencias, entre estas, que el suelo tico es más importante para el tráfico de drogas.

Además, que el Gobierno salvadoreño ha apoyado a las fuerzas de orden público y al Ejército.

“Para bien o para mal, también económicamente y ha conseguido ayuda exterior, me parece que particularmente de China.

“En el caso de Costa Rica, sucedió lo contrario. El presidente Rodrigo Chaves y el ministro de Hacienda, Nogui Acosta, hicieron exactamente lo contrario, le quitaron los recursos económicos en forma dramática y masiva, sin consultar tanto, a las fuerzas del Ministerio de Seguridad Pública, del Ministerio Justicia y particularmente del OIJ, que les toca pelear contra los homicidas.

“Si estamos sin recursos para pelear dentro de la ley, dentro del sistema costarricense, la responsabilidad recae en el presidente Rodrigo Chávez y en el ministro Nogui, que le quitaron esos recursos a las fuerzas de Policía y al OIJ, eso lo pagaremos muy caro en los próximos meses”, sostuvo el experto.

Ante esta ola de violencia, ¿será que Costa Rica está a tiempo de recuperar la paz de hace muchos años atrás? Para Ramos esto no es posible, debido a que no hay recursos.

“No tenemos ninguna política diseñada, no existen recursos, todo lo contrario, se le han quitado los recursos a las fuerzas de Policía y además hay un pésimo ejemplo, que es que si se usan troles en lugar de usar política para controlar hasta el crimen, estamos engañando a la población, se engañan a sí mismos, se creen sus propias mentiras.

“No hay política pública en materia de seguridad. Estamos definitivamente por la libre y no hay ninguna posibilidad de frenar eso. La violencia va ir en incremento en todos los órdenes y también el narcotráfico”, señaló.

Fuerza a criminales

Ramos señaló que en el Gobierno de el Salvador ha apostado por la represión.

“Bukele tomó medidas de encarcelamiento increíblemente masivas de todos los miembros de las bandas y de otros tipos de criminales. Esto en condiciones de gran control de las prisiones, con una disciplina de tipo muy, muy drástica que no les permite ninguna capacidad de moverse a las organizaciones criminales y de dirigir el crimen desde las cárceles. Esa situación ha prevalecido hasta la fecha, para reducir los números de homicidios”, expuso.

El nicaragüense de apellidos López Cuadra, sospechoso de asesinar a su pareja, María Teresa Sancho Luna, de 47 años, había sido deportado del país hace poco más de un mes.

Sin embargo, considera que esas medidas en suelo tico no serían una buena estrategia, asegura que acá solamente no hay que dejar que los criminales se empoderen.

“Me inclinaría a creer que es mejorar la aplicación de la ley y no la represión.

“Ayudaría si los tribunales y todas las entidades que tienen que ver con el control y la contención de los criminales violentos aplicaran la ley. Si un criminal hace un daño físico o asesina a alguien debe estar en prisión por un largo periodo de tiempo, pero si lo liberan sin haber pasado por ningún filtro, sin haberse arrepentido, por supuesto que lo que estamos haciendo es empoderando a los criminales, y ese es exactamente el fenómeno que estamos viendo”, concluyó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.