Adrían Galeano Calvo.13 marzo
Según su padre Andrés era uno de los mejores beisbolistas del país. Foto tomada de Facebook.
Según su padre Andrés era uno de los mejores beisbolistas del país. Foto tomada de Facebook.

El cuerpo carbonizado dentro de un carro quemado en Liberia sería el de Andrés Julián Bustos Fuentes, de 21 años, un conocido beisbolista que tenía un esperanzador futuro como deportista.

El hallazgo se dio la tarde de este lunes en barrio Los Terreros en Liberia, Guanacaste, en la carretera que comunica Liberia con Bagaces.

El OIJ confirmó que de momento manejan el nombre del joven como la posible víctima, sin embargo, aún están esperando los resultados de las pruebas de ADN.

La Familia de Bustos también piensa que se trata del muchacho, pero en el fondo no pierden la fe de que no sea él.

Don Julián Antonio Bustos Chaves, padre de Andrés, contó que desde el lunes ha intentado contactarlo mediante mensajes y llamadas, pero hasta el momento no ha recibido ninguna respuesta.

“Lo último que perdemos es la fe, no sabemos si está vivo o secuestrado, estamos esperando a ver qué nos dicen de él”, añadió.

Brillante futuro

Andrés, quien era conocido como Danto, formaba parte del equipo de beisbol Constructores Unidos de Upala, en el cual jugaba como pitcher (lanzador) y tercera base, además llegó a jugar con la selección nacional en esta misma disciplina.

Don Julián contó que la pasión de su hijo por este deporte inició cuando apenas tenía 3 añitos y pidió que le regalaran un guante, un bate y una pelota de béisbol.

El OIJ todavía está a la espera de los resultados de las pruebas de ADN. Foto: Guana/Noticias.com
El OIJ todavía está a la espera de los resultados de las pruebas de ADN. Foto: Guana/Noticias.com

“Yo jugué en primera división por catorce años, cuando él nació la fiebre aquí era el béisbol, entonces por eso creo que le llamó tanto la atención”, añadió.

Soñaba en grande

El sueño de Danto era llegar a jugar en las grandes ligas de los Estados Unidos, por eso fue que desde los 15 años se tomó muy en serio este deporte.

Don Julián señaló que el joven estaba por dar el primer paso para cumplir este anhelo.

“Él estaba entrenando muy fuerte porque en los próximos quince días iba a viajar a Nicaragua y posiblemente a Estados Unidos para una prueba con un entrenador de las grandes ligas, lamentablemente pasó esto y ahí paró el sueño que tenía”.

Según su papá, Andrés tenía todas las condiciones para ser un gran profesional, incluso relató que tenía la capacidad de lanzar la pelota a 96 millas por hora (154 kilómetros por hora), lo que le podría abrir las puertas en un buen equipo.

Según Bustos, la última vez que vio a su hijo fue hace como un mes, precisamente cuando le contó lo emocionado que estaba por esas pruebas tan importantes.

Lo vi hace como un mes, hablamos de la firma de la prueba, que estaba entrenando fuerte y que todo iba a salir bien”, Julián Bustos, papá de Andrés
Joven amoroso
Bustos llegó a jugar con la Selección Nacional (el primero de izquierda a derecha). Foto tomada de Facebook.
Bustos llegó a jugar con la Selección Nacional (el primero de izquierda a derecha). Foto tomada de Facebook.

Más allá de ser un gran atleta, don Julián describió a su hijo como un joven bueno y responsable, que siempre ponía a su familia y seres queridos por encima de todo.

“Era un muy bueno, amoroso y muy tranquilo, siempre estaba pendiente de dónde estaba yo y si me encontraba bien. A veces se enojaba como le pasa a todos, pero era un buen muchacho”, recordó.

Danto estaba viviendo en Upala junto a su novia y además de jugar béisbol también era prestamista.

“Él trabajaba con la pareja de él, prestaban dinero y cobraban las cuotas correspondientes durante la tarde y la noche”, detalló Bustos

Además dijo que su hijo no tenía problemas con nadie, por lo que no se le ocurre cómo pudo terminar involucrado en algo así.

Don Julián dijo que él no cree, pero tampoco descarta que ese cuerpo sea el de su hijo, pues hay algo muy extraño detrás de toda esta situación.

“Hay varias cosas que no concuerdan, porque el carro lo quemaron como a la una y media de la tarde, pero de su teléfono, del que solo él tiene acceso, llamaron a un entrenador suyo como a las cinco de la tarde, entonces ¿cómo alguien que no es él iba a poder llamar?”, cuestionó.